Entre lanas y videojuegos. Hablemos de Yoshi

 

¿A cuantos tejedores no les interesaría ser como Yoshi? Pues tengo la sensación que muchos levantaríamos las manos. En el mundo virtual creado por Nintendo en Yoshi’s Woolly World, el simpático dinosaurio se ocupa de lanas, botones, telas, agujas y toma cada reto tejiendo y destejiendo según lo exija el nivel.

Entre las curiosidades que he encontrado vinculado a los hilos, esta me ha dejado interesantes recuerdos de conversaciones con mis hijos adolescentes quienes se tomaron el tiempo para explicarme lo que significa la plataforma, lo que debíamos realizar para jugarlo y lo interesante que podía ser. Yoshi ha aparecido en varias versiones de juegos para Nintendo, en este caso los creadores idearon un mundo texturizado con puntada derecha o punto bobo de tricot.

Yoshi en su increíble carrera por rescatar a sus amigos, tropieza, y toma con su lengua los objetos dispuestos, y posteriormente produce ovillos de lana de diversos colores. Además de la disposición de los ovillos se observa en la animación el efecto de las lanas que nos acerca a nuestra realidad, pues enreda, y en otros casos solo quedan los trozos cortados. Entonces en cada nivel vemos distintos escenarios dispuestos en adornos que para los tejedores no son desconocidos.

En este pequeño mundo, luce en todo su esplendor el amigurumi. Yoshi nos provoca un poco de envidia, pues en un mundo imaginario seria interesante convertir lo que nos molesta en madejas y ovillos. No dudo que muchos al salir de compras vuelva a casa cargado como Yoshi.

Yoshi’s Woolly World fue elegido mejor juego de plataformas en la Electronic Entertaiment Expo 2014. Salió al mercado para la plataforma Wii U  en el año 2015, este salió acompañado de el respectivo amiibo, un dispositivo de almacenamiento creado por Nintendo para lectura de datos de sus juegos.
Anuncios