El conocimiento del producto que se ofrece

Entre el tejido y las actividades cotidianas como mamá, esposa, ama de casa, hija, hermana, pienso constantemente en la forma de emprender un negocio propio sin afectar mi roles de vida conseguir el equilibrio es vital para hacer las cosas con alegría.

Cuando estudié administración el perfil de la carrera estaba enfocado al desempeño en empresas, realmente no se contemplaba el emprendimiento como una opción.
He podido experimentar otras áreas, como las ventas, el trabajo de oficina, la creación de marcas y de contenido, en todas esas idas, venidas, tropiezos, caídas y levantadas sigo insistiendo eso me ha llevado a buscar respuestas a la pregunta ¿cómo se logra el éxito?
Hace poco me encontré con el texto “EL ÉXITO QUE PERDURA” de Jerry Porras, Stewart Emery y Mark Thompson, en el señalan: “la respuesta no está en el perfeccionismo ni en la persistencia sino obviamente en el objeto de persistencia. Si el objeto es comprender el significado y aprender de los tropiezos, habrá crecimiento”.
Esto me hizo reflexionar acerca de la propuesta que estoy diseñando para @dehiloycrochetInvestigué un poco mas para establecer una definición del producto que ofrezco y encontré que no tengo claro lo que muestro en las imágenes. El objetivo es mostrar y vender, pero eso debe llevarse cuidadosamente. Entonces, lo esencial entender que un producto es cualquier cosa que puede ofrecerse a un mercado para atención, adquisición, uso o consumo, que podría satisfacer un deseo o una necesidad. A partir de la definición de producto puedo decir que el crochet sigue siendo mi hobby, pero hoy lo veo desde otra perspectiva, me ha apasionado aun mas y veo en él la posibilidad de un negocio, pero ¿qué tipo de negocio?
Hoy solo voy a realizar un ejercicio de reflexión para saber que nivel de producto estoy ofreciendo, y hacía donde debo apuntar. Si estas interesado te invito a realizar esta reflexión sobre el producto que tienes entre manos.
Los niveles de producto establecidos por la mercadotecnia son cinco. El primero se refiere al beneficio esencial, es el servicio o beneficio fundamental que el cliente adquiere en realidad. Por ejemplo: la compra de un suéter tejido es para sentir calidez. A partir del beneficio esencial los niveles tiene un mayor grado de complejidad, por tanto la perspectiva que vamos estudiando, no perdamos de vista nuestro producto.
En el segundo nivel encontramos el producto genérico, no es mas que una versión básica. Encontramos en la red muchísimas propuestas de suéteres que no se diferencian unos de otros. No está mal, y funciona para muchos. Podríamos decir que en los mercados de artesanía encontramos muchísimos locales que no se diferencian unos de otros.
En el nivel tres se encuentra el producto esperado, allí encontramos que existen una serie de atributos y condiciones que un comprador espera obtener, al ver un producto que cumple con las exigencias lo toma. Un ejemplo de ello es un suéter que tenga los colores que son tendencia de temporada.
Es así, como querer que nuestro producto se comporte de cierta o determinada forma nos obliga a ofrecer un  producto agregado, cuando se incluyen características que hacen la diferencia. Por ejemplo, el uso de componentes orgánicos, que respondan a la tendencia de la moda, donde se refleje que son elaborados con altos estándares de producción aunque sean productos artesanales. Hoy día se observan las etiquetas que se garantiza la elaboración de las piezas sin contacto con sustancias o espacios donde se encuentren animales como gatos o perros, y esto no es mas sino por el tema de alergias.
El producto que tiene agregados, cuenta con un artesano que aprovecha oportunidades para diferenciarse. No pocos casos tienen el respaldo y firma de un diseñador reconocido y especializado (punto que trataré en otra entrada del blog) en el área.
Finalmente, alcanzar el quinto nivel refleja el potencial que tiene el producto, se añade y se transforma, se diferencia del resto, y se espera que se continúe con la innovación, con nuevos materiales. He observado productos que son elaborados con materiales específicos, que tienen originalidad y no pierden la perspectiva de transformarse. 
Después del ejercicio, me encuentro en un nivel elemental, hasta ahora solo ofrezco algo…es la hora de pensar cómo definir el negocio, la misión y visión del mismo debe contener el nivel del producto que se ofrecerá. Luego de esta revisión te pregunto: ¿En cuál nivel estas? quisiera enriquecer esta experiencia, espero sus comentarios. 

 

Un comentario