Salida a comprar hilos

el

Ayer necesitaba comprar algunos ovillos, y pude reír un buen rato. El día 3 de junio había leído un tweet de Anit Gurumi Crochet donde hablada de 7 cosas que debes saber de una tejedora.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Muchas veces esto se presenta como algo gracioso en el mundo de las tejedoras, y si lo es porque es una forma de vernos y reconocernos.

En Venezuela el problema económico ha afectado muchos negocios, entre ellos el mundo de los textiles, y de los hilos en particular.

He estado sorprendida con la cantidad de tejedoras que me han dicho que no tejen porque el hilo es muy costoso, y no se deciden a tejer con hilos artesanales o económicos.

Cuando yo empecé a tejer hace poco mas de 30 años habían ofertas de productos de excelente calidad, como este país es en su mayoría de calor el hilo de algodón era la alternativa común.

Con la desaparación de las fábricas llegaron algunos hilados de países cercanos como Colombia. Quienes realmente están ofreciendo unos productos adecuados al clima.

Hace dos años quise experimentar, ya que al igual que otras mujeres yo me rehusaba a tejer con hilos de marcas desconocidas o sin marca.

Les cuento que lo peor era imaginarme tejiendo con el hilo que se usa para amarrar las hallacas (comida típica de Venezuela). Pero un día que decidí visitar la mercería me encontré con un estante repleto de colores, y fue como si me hablaran. Esto coincidió con el hecho de querer experimentar con nuevos tejidos, donde el color único y neutral no tiene cabida.

Esto ha sido un cambio de actitud frente a este material muy positivo, El pabilo es un hilo artesanal, el hecho de darme permiso para manipular un nuevo hilo es un cambio mágico, y lo mejor es que puedo seguir haciendo lo que me apasiona.

Ayer estaba revisando los proyectos pendientes por terminar, todos ellos por falta de ovillos, entonces me fui a la mercería hice mi pequeña inversión, y estoy feliz. Como verán no puedo hablarles de marca, ni siquiera se quienes son los fabricantes, pero lo he probado en prendas de vestir, en artículos de decoración y otras piezas, es un buen material.

Se que muchos hilos son mas económicos fuera del país, pero hasta la fecha no hay mucha competencia de precios.

A todas las tejedoras venezolanas que no se han permitido disfrutar de su hobby por el tema del hilo les recomiendo que se den permiso a probar con nuevos materiales, incluso hay opciones para transformar telas antiguas en trapillo, así que manos a las agujas, y si es cierto nunca tendremos suficientes ovillos.

Anuncios