Hilo, tejido y trama: hablemos de Las Moiras

Las Moiras son tres diosas (tejedoras) de la mitología griega, hijas de Zeus y Temis. Ellas representan el tiempo finito y humano, en sus manos se encuentra el destino del ser humano. En la mitología griega cada una tenía un rol: Cloto tejía el hilo de la vida; Láquesis repartía la suerte; y Átropos cortaba el hilo de la vida.

En la mitología romana, son conocidas como las Parcas. Han sido representadas en el mundo artístico a través de la pintura, la escultura, la animación, en películas, entre otras manifestaciones.

Tengo varias semanas con esta idea que rondaba mi cabeza, hoy tomando las fotos de mi nuevo proyecto recordé el tema.

Las Moiras son parte del mito que explica el tiempo, son estudiadas en el texto de Olaya Fernández Guerrero (2012) “El hilo de la vida. Diosas tejedoras en la mitología griega”. En el texto se tratan varios aspectos: el estudio de los símbolos y las identidades; el vínculo entre figuras femeninas y labores de tejido e hilado (aunque sabemos que hoy día tenemos muchas manifestaciones de tejedores hombres que son maravillosas). Debo destacar que la autora se pregunta si esto de la acción femenina es una metáfora de poder .

Además se nota como el tejer e hilar se convierten en la forma de explicar como pasa el tiempo y las circunstancias, similar al resultado de hilo, tejido y trama. Los símbolos que acompañan a las Moiras como la hebra, la vara y las tijeras, son la marca del tiempo, de lo finito en la vida de cada persona.

Otro aspecto relevante en el texto es que Cloto, Láquesis y Átropos son conocidas como las hijas de la noche, su trabajo está bajo las sombras o la oscuridad, y por tanto pueden estar ocultas a la mirada de los demás. Esto llama mi atención pues me vuelve a llevar a una entrada de blog que escribí hace un tiempo “el silencio en la ejecución del crochet.”

Es un punto que quiero ampliar tomando en cuenta el texto de Olaya Fernández:

El mito de las Moiras reflejan el trabajo típicamente femenino de tejer, y el poder que se deriva de esa labor, permanece condenado a la invisibilidad, es una tarea realizada ocultamente: “las Moiras, en tanto que hijas de la noche, permanecen recluidas en el ámbito invisible al que pertenece todo aquello que no tiene reconocimiento en el orden masculino, que es ilegítimo y clandestino porque forma parte de una genealogía exclusivamente femenina”

Seguiré tratando este tema en este blog, estas ideas al aire las estaré documentando y profundizando para entender los procesos en que nos encontramos inmersos.

Estos días mientras tejo, leo o escribo tengo la voz de Omara Portuondo de fondo

Referencia:

Fernández Guerrero, Olaya (2012) El hilo de la vida. Diosas tejedoras en la mitología griega. Revista Feminismos, diciembre 2012, pp 107-125