El discurso de lo cotidiano y el tejido.

En una enciclopedia del hogar del año 1971 donde se encuentran textos asociados a limpieza; recetas de cocina; uso de implementos en casa; cuidados que debían prestarse a las telas; relaciones familiares; formas de manejarse en sociedad, temas de cuidado de la salud, se encuentran un par de apartados dedicados a las labores de punto y el crochet.

El discurso de la enciclopedia, muestra que las labores y las artes del hogar eran artes femeninas, excluyendo a los hombres de esta actividad. En esta referencia se incluía la costura, bordado, calados, encaje, ganchillo, punto de media, malla y tapicería.

El autor justifica la labor de la costura de la siguiente manera: “Para la mayoría de ellas (refiriéndose a las mujeres) su utilidad es forzosa, inmediata, diaria, para la confección de prendas personales y del hogar; a otras les sirve para saber ordenar, guiar y revisar con justo acierto la labor ajena, y cuando no para entretener sus ocios, proporcionándoles a la par la satisfacción de lucir o regalar piezas por ellas ejecutadas. En fin, es algo que vale la pena, aunque sólo sea para proporcionarse unas y otras el nobilísimo e íntimo goce de preparar y confeccionar la ropita del hijo que se espera…”

Posteriormente, toda la temática gira en qué es, para qué sirve, cómo se hace, con qué se hace. Al pasar al capítulo de artes del hogar nos encontramos con otra parte del discurso:

“conceptúanse artes del hogar las que, sin exigir grandes conocimientos técnicos, ni complicadas y voluminosas herramientas, ni especiales instalaciones, tienen por fin la creación y embellecimiento de objetos y prendas para la casa y uso personal.  Artes en su mayoría de simplificación y adaptación de otras de mayores vuelos y exigencias con las que estéticamente cabe codearse, por sus especiales condiciones puede practicarlas en el hogar cualquier persona medianamente hábil y cuidadosa, que verá compensada su labor con seductores y útiles resultados que llenarán de satisfacción…”

Para los autores, las artes del hogar son: batik, estampados de tela, cueros labrados, cuero modelado, cuero repujado, cuero estampado, cuero calado, y metal repujado.

Las fotografías e ilustraciones que acompañan el texto de la enciclopedia muestran detalles y sirve para reforzar el texto.

La aparición de la tecnología y en particular de internet con sus diversos medios ha disminuido el uso de estos textos. Hoy en día solo se necesita ingresar a un buscador en internet colocar el tema que deseamos conocer y aparecen blogs, vlogs y distintos canales de comunicación online que se ocupan de diversos temas.

Los escritos de hace casi cinco décadas, hoy se torna gastado. Muchas de esas actividades son parte primordial del ingreso económico de algunos hogares. Además la visibilidad de estos temas nos permite reconocer que existen muchos cambios en la sociedad.

Las artesanías son reconocidas como factor de desarrollo cultural, social y económico. Se han reconocido las comunidades donde estas actividades son clave en el desarrollo integral del ser humano, y conforman la base de la transmisión de saberes y de la identidad de las comunidades.

Asimismo se reconoce el trabajo de los hombres en estas actividades, y se ha dado cabida a los movimientos de hombres tejedores reconociendo que esta actividad no corresponde solo al espacio femenino.

Seguro que aún tenemos mucho por ver y transformar…