A la vuelta del 2020, el año de mi empresa artesanal

Ya estamos transitando a la vuelta del 2020, inició el año con menos expectativas irreales, en este tiempo he podido realizar un diagnóstico de mis proyectos y empresas en curso, y sí, decidí dejar de llamarme emprendedora, pues me hacía sentir en el limbo entre sueños y logros concreto.

Al tomar el significado de la RAE acerca de empresa puedo ver que la estoy ejerciendo a diario y que esta “acción o tarea que entraña esfuerzo y trabajo” dejó de ser un proyecto y tiene su propio cuerpo, exige y demanda que la vaya encaminando para dar lo mejor y obtener los beneficios que espero.

Hoy tengo una lista en mi agenda, esa lista es enorme, he dejado muchos pendientes a lo largo de 2019: escritos sin publicar, proyectos de tejido sin terminar, tejidos por destejer, productos sin vender, cursos sin terminar, y con respecto a esta página tengo varios nudos críticos por resolver.

En diciembre del 2019, asistí a una sesión de coaching que me ha permitido tener una perspectiva bastante clara, el hecho de trabajar como independiente donde muchas veces no hablamos de nuestros trabajos con otras personas. La conversación me permitió escuchar en voz alta muchas de mis necesidades que permanecían en silencio, por supuesto este ejercicio me permitió conocer más de mis apreciaciones y tomar nota del camino a seguir.

Este año me espera la escritura, la fotografía, la construcción de la marca, las ventas, las redes sociales, y la mejora de mis productos, realmente deseo promover un artículo artesanal que tenga un nombre y sea reconocido, creo que esa es la idea que tenemos todos los que ofrecemos productos o servicios.

En definitiva, pulir los procesos que estoy realizando para sacar el máximo provecho de mi tiempo, que lo que se entrega sea de provecho para mí y para todos los que decidan apoyarse en mis propuestas.

Bienvenido nuevo año, bienvenido a los trabajos y logros que me esperan. Y a ti que visitas esta página de forma recurrente o por primera vez, te doy las gracias, definitivamente cada clic, comentario y acción que realizas es un aporte significativo para mi trabajo, que sea para tí el mejor año posible.