Publicado en Blog, Emprendimiento

Identificando mis saboteadores virtuales.

Revisando agenda, calendario editorial, y preocupada por aprovechar mejor mi tiempo, realicé una revisión de mis actividades cotidianas. El teléfono y las redes sociales, son mi apoyo, pero mi falta de orden los hace convertirse en mis saboteadores.

A través de mis dedos soy responsable del uso adecuado de estos recursos, reconociendo que no estoy haciendo lo mejor, doy un paso y tomo decisiones.

El primer paso, evitar mortificarme por los problemas que no son mi responsabilidad y que no puedo resolver, como las noticias políticas y los escándalos de redes sociales, pues todo ello absorbe la energía, debilita, y terminamos siendo veedores de situaciones que no nos aportan nada.

El segundo paso, controlar la tendencia a procastinar, aunque esta semana ha sido bastante difícil por el tema del coronavirus, que no dudo nos tenga a muchos un poco alocados, cayendo en el bucle que describo en el párrafo anterior.

Otro paso es controlar la tendencia a revisar estados en las redes a cualquier hora. En principio, iba a instalar una aplicación que me reportara la cantidad de tiempo que dedico a las redes, luego me sentí vulnerable, pues le daría cabida a una nueva app, incorporando un mecanismo de control en mi teléfono. Mejor recurro al empuje voluntario, procuro estar atenta y evito caer en la trampa.

Incluí la revisión de los grupos de WhatsApp y de Facebook en los que participaba, y decidí dejar solo aquellos con un propósito claro, y que comparten políticas definidas para participar en ellos.

No podía seguir concediendo espacio y tiempo a innumerables grupos, caía en una espiral informativa que se repetía una y otra vez. Al tomar conciencia de esto logré limpiar mi mente y mi teléfono.

Con esta decisión eliminé mas de 6000 archivos de imágenes y videos que me enviaron por esa vía, y que había transferido a mi computadora por no mantener una rutina de limpieza efectiva.

Mi interes principal es mantener andando dehiloycrochet. Es fundamental para mi tener una rutina de aprendizaje constante. Hago una revisión profunda de temas, encuentro a la persona que siento va acorde a mis valores, y aprendo de ella.

Me encuentro en un período de orden y reconocimiento. Orden porque necesito definir lo que realmente deseo conservar y establecer prioridades. Por otro lado, me encuentro reforzando mi verdadero objetivo, y hacía donde voy a enfocar mis energías.

Es ganancia reconocer que los estados de saturación obstruyen la creatividad, y nos empujan al agotamiento físico y mental. Conviene mantener presente esta frase que he compartido en otras ocasiones:

“Cuando sabes lo que tienes, sabes qué tirar”

Julie Morgenstern

Espero que si te sientes identificada, te animes a revisar tus rutinas, escucha tu corazón y tus acciones, que ellas te susurran tus fallas y te facilitan el camino para corregir y mejorar.


Gracias por suscribirte a esta página.