Publicado en Blog, Crochet

Los frutos de junio

Un repaso a las actividades de este mes que llega a su fin.

  • Florecimiento

    La resaca de flores me inspiró a crear una página donde se encuentran agrupadas todas las entradas de las flores que tejí en mayo.

  • Talleres de cultura popular

    Decidida a culminar un proyecto pendiente dediqué gran parte de mi tiempo de trabajo a culminar el taller de: Tradiciones, historias populares y leyendas. Escritura de crónicas para el reconocimiento del presente, de la Fundación Bigott. Aún nos encontramos en el proceso de correcciones y envíos pero pronto les compartiré el enlace de la crónica final. Una historia que ha despertado muchas cosas en mi, aunque mi imaginación debe ser mas trabajada. Escribí un poco de ello en la entrada “aprendiendo a escribir

    Politicas_Inscripcion

    No quiero dejar pasar la oportunidad para que conozcan este espacio de formación sobre cultura popular. Se encuentran en inscripciones para el próximo ciclo de talleres, yo reservé mi espacio. Entérate de los detalles a través del este link. Por cierto esto no es publicidad paga, es que a las cosas buenas hay que recomendarlas.

  • Catálogo en WhatsApp

    Me encuentro ofreciendo las piezas disponibles en bolsos a través del siguiente enlace

    Ingresa al enlace, elige el modelo que te guste, me haces una señal de interés para enviarte la información que requieras, con gusto te atenderé.

  • Mi proyecto en crochet favorito

    Un breve relato de mi experiencia con las tareas escolares

Termina el mes y quedo en deuda con el escrito en el que trabajo en mi taller de tradiciones, marca el inicio a nuevos proyectos. Para julio se viene un trabajo con el hilo y el crochet que durante el mes de junio estuvieron de vacaciones. Gracias por visitarme y leerme.

Quiero terminar el mes recomendando una lectura sencilla pero muy grata: La bailarina de Izu de Yasunari Kawabata, un autor que seguiré leyendo las próximas semanas.


Te invito a suscribirte a la página para que estés enterado de las nuevas publicaciones.

Publicado en Blog, Crochet como terapia

El dinosaurio Anacleto mi proyecto en crochet favorito

¿Quién podría pensar que un dinosaurio llamado Anacleto se convierte en toda una experiencia de vida? No se si mi hija lo va a recordar tanto como yo. Puedo decir que lo he disfrutado, y que los momentos han quedado grabados en mi corazón para siempre.

Mi hijo mayor nos ayudó con sus opiniones. Entre todos la tarea escolar se convirtió en un rato de risas, de discusión, de trabajo en equipo, de negativas, pero también de aciertos. Es a través de las cosas sencillas que se van trabajando las habilidades que como persona vamos desarrollando.

Previamente había aprendido acerca de lo que significa el teatro y todo lo que implica esta actividad.

El crochet no podía faltar, y algunos detalles como las flores, el cactus, el dinosaurio azul, junto a las telas, las gemas de jardín, cajas, libros, entre otros materiales son los recursos para improvisar la actividad escrita, actuada, y producida por Sara.


Gracias por leerme. Te invito a suscribirte a esta página.

Publicado en Blog, escribo por placer

Aprendiendo a escribir

A los 45 años se puede desaprender y aprender, estoy segura que se puede a cualquier edad. Es la búsqueda de mejorar habilidades y destrezas, en mi caso quiero aprender a escribir, y me embarco en este proceso día tras día.

Con el tejido aprendí que solo la practica hace al experto, y aunque puedo decir que he tejido muchas cosas, incluso algunas que ni me acuerdo, no pasa un día que me consiga una pieza que llame mi atención por la novedad, y por la admiración que me causan la cabeza que lo diseña y las manos que lo tejen.

En mujer crocheteando y escribiendo, ya les compartía mi idea de este proyecto. Han pasado varios meses, y me he atrevido a escribir y escribir como ejercicio. He tomado algunos cursos autoadministrados por internet, y ahora me encuentro realizando el curso de “Tradiciones, historias populares y leyendas. Escritura de crónicas para el reconocimiento del presente” dictado por la Fundación Bigott a través de la plataforma de tradición en línea.

Tengo que confesar que es la tercera vez que lo intento, y aunque me da mucha pena decirlo públicamente, sentía que era una necesidad. La primera vez lo dejé por insegura, la segunda por las fallas graves luego de los apagones generales del 2019, en esta ocasión estoy entregada totalmente por cinco semanas al estudio de la crónica.

Por muchos años he escrito académicamente, la mayoría de las veces buena, aunque algunas otras veces me han dado muy duro los editores, sobretodo en mis intentos por escribir artículos científicos publicables. También escribí varios textos extensos para terceros, y en la medida que fui escribiendo aparecieron en mi cabeza los recuerdos mi gusto por leer y escribir (Amor por escribir).

En estos días he estado dedicada a la lectura, y a mis tareas del curso. Entregada a pensar sobre la crónica final que hasta ahora no tiene sino ideas vagas que aun no he organizado. Por ahora sigo tejiendo y aprendiendo a escribir porque reconozco mis debilidades, no quiero escribir con pretensiones, pero si espero que cada texto sea ameno e interesante por lo menos.

Hoy quiero dejarles unas crónicas interesantes que he revisado esta semana, algo para distraernos un poco:

Un amor eterno de seis días de Cecilia González y Eugenia Zicavo

Caracas sin agua de Gabriel García Márquez (este último se cuenta y no se cree)


Gracias por acompañarme en cada entrada.