Muñeco de nieve en crochet

Un muñeco de nieve improvisado, sencillo porque viene para ocupar un espacio en el árbol y deseo que se vea del tamaño del San Nicolás en crochet que publiqué ayer.

No puedo contarles mucho de este diseño, dos redondos. El grande iniciado sobre un anillo mágico con doce pilares. Una segunda vuelta que contemplaba 24 pilares, pues se tejen dos en cada punto de la vuelta inicial; la tercera vuelta, se teje un pilar en un punto de la vuelta anterior, y luego dos pilares en el punto siguiente, para completar treinta y seis pilares.

El segundo redondo, corresponde a la cabeza, y para hacerlo de dimensiones más pequeñas simplemente realicé el anillo mágico, e inicié la primera vuelta con 10 pilares que son la base de la carita sonriente. Luego para la segunda vuelta duplicando los puntos, por ello se tejen dos pilares sobre cada punto de la vuelta anterior, para formar una vuelta de 20 pilares.

El sombrero es un pequeño esfuerzo de dar forma con puntos bajos, quería hacerle un cuerpo al sombrero pero mis manos ese día lucían algo torpes. Tal vez, por eso también el bordado de la botonadura luce chueco. Ojos, boca y nariz, nos dejan ver un caballero amable y sonriente.

Escribiendo esto me vino a la cabeza una de mis canciones favoritas “eyes, nose, lips” de Taeyang, sobre una ruptura y el sentimiento de abandono, para mí la versión del duo improvisado es muy buena, creo que te agradará incluso si sabes poco o nada de kpop.


Seguiré algunos días contándoles detalles de mis pequeños adornos de Navidad. Para mantenerte al tanto te invito a suscribirte.

2 Comentarios

Los comentarios están cerrados.