Receso de redes sociales

Por ahora voy a detenerme, a veces solo porque me dedico a una foto y no me queda tiempo de pensar o escribir. A veces, solo porque ingresamos a ver lo que comparten otras personas y comienzo a deslizar el pulgar, y así se va el tiempo.

No es la primera vez que trato este tema, ya había hablado de Identificando mis saboteadores virtuales. Luego de escribir esa entrada decidí tomar varias medidas para controlar mi tiempo frente a las redes sociales, y quiero compartirlas contigo.

selecciono cuidadosamente el contenido

No es necesario que llenemos nuestro teléfono de cuentas que por su contenido no se asocia a nuestros intereses, nos generan compromisos, o pensar que la estrategia de “sígueme y te sigo” nos permitirá posicionarnos de alguna manera en la red social.

Al contrario de lo que pensamos nos generan mayor contenido no deseado, y entramos en un consumo inapropiado de contenidos. No nos permite encontrar realmente lo que nos aporta beneficios para lo que hacemos, y no nos hace sentir cómodos en el tiempo destinado para revisar las redes.

El número de “siguiendo” también cuenta

Nunca he podio entender cómo seguir más de 200 cuentas. Cada cierto tiempo me tomo reviso las cuentas que no están activas, cuentas que parecen fueron abandonadas a su suerte sin ningún mensaje de advertencia.

etiquetas sin sentido

Con la entrada de este último trimestre del año donde muchos concursos en redes se activaron, fui etiquetada en publicaciones de manera indiscriminada. La mayoría de los concursos ni siquiera se acercaban a cosas de mi interés, entonces descubrí el botón que sirve para que no se me etiquete.

De paso muchas de las cuentas ni siquiera son seguidores activos por lo que pienso que utilizan mi espacio de manera abusiva.

siguiendo cuentas que pierden el sentido de su objeto

Este punto es el que me cuesta manejar, empiezo a seguir una cuenta porque me llama la atención el contenido y el objeto de la cuenta. Con el transcurrir de los días comienzas a ver presencia de mensajes ideológicos que no se corresponden con lo que anuncia.

Los sucesos del año 2020 nos llenaron las redes de todo tipo de cuentos y opiniones, muchos de ellos sin basamento. Nos hace manejar una carga emocional que pocas veces reconocemos que nos puedan afectar, y es allí donde debemos estar atentos.

tener conciencia del tiempo que dedicamos a las redes sociales

Por lo menos instagram tiene una opción para avisar el tiempo que deseas dedicar a ese contenido. Yo sentí que colapsaba el día que descubrí que tenía un promedio de consumo de más de tres horas de presencia diaria en mi cuenta. Esto realmente fue una alarma que se disparó.

Comencé a utilizar la opción de control de navegación por una hora al día, y he descubierto que una hora también es muchísimo tiempo dedicado a solo mover el pulgar.

En este punto debo reconocer que las redes no me han brindado mayor posibilidad de ventas concretas. Ni siquiera en el último semestre una mejor posición con respecto a seguidores. He planificado y pagado campañas pero he notado que las cuentas que me otorgaban un “me gusta” en su mayoría son cuentas que tienen a lo sumo dos publicaciones y de vieja data. Esto realmente me hizo pensar, que estoy allí invirtiendo dinero y tiempo, lo que recibo es una lluvia incesante de publicidad cada vez mayor.

Mi receso de redes sociales, consiste no solo en descansar de todo el contexto. Tomar unas vacaciones indefinidas para reflexionar sobre mis planes en el próximo año. Porque la idea es vivir mejor, construir calidad de vida en medio de esta situación extraña que nos ha tocado vivir.

Es probable que esté escribiendo por acá, espero que me comentes cómo te has sentido con las redes en los últimos meses, y si esto que te comento se parece a ti.

4 comentarios sobre “Receso de redes sociales

  1. Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Creo que tus sensaciones con respecto a las redes sociales son bastantes certeras. Por si te sirve, en mi caso llegué a tener una cuenta de Twitter con más de 34.000 seguidores reales, y con mucha interacción. Sin embargo, finalmente, cerré todas las rrss, incluyendo Twitter. Por muchos motivos (https://efectivida.es/blog/7-razones-para-no-usar-redes-sociales/), uno de ellos, la poca repercusión que tienen a la hora de promocionar un producto. ¡Mucho ánimo!

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.