Narciso: un sombrero tejido

En el taller de Elaboración de Sombreros de la Fundación Bigott, aprendí mucho acerca de este accesorio, recordé mi infancia y los diversos sombreros que he visto como parte de la cotidianidad. Aprendí acerca de las historias en torno a las sombrererías en Venezuela; recordé lo que significaban las monteras y otros sombreros que tienen características particulares.

Ordené mis recuerdos porque mi Papá me contó que la tatarabuela, la Mama Rossana elaboraba sombreros, entre muchos otros productos. Puedo decir que en cada puntada la pensé, y si conecté con mi interior, puse en orden muchas cosas.

El sombrero Narciso es una pieza elaborada a mano, utilizando la técnica de tejido conocida por el uso del ganchillo o crochet. 

Los materiales utilizados fueron:

  • Agujas de tejer crochet 2.25 mm para el cuerpo del sombrero, y aguja crochet 1.5 mm para los apliques.
  • Hilo pabilo color marrón
  • Hilo mercerizado de algodón amarillo, verde y matizado anaranjado, marrón y amarillo. 
  • Tijeras
  • Aguja de coser punta roma
  • Hilo de coser

Para la elaboración de esta pieza se han utilizado cuatro puntos básicos del tejido en crochet: cadeneta, pilar, punto bajo y punto cangrejo.

Los apliques los realicé el año pasado cuando hice mi reto de 31 flores para 31 días. Los narcisos los puedes revisar en la entrada Narcisos en crochet. Como detalle final agregué tres cadenetas amarillas atadas para formar la cinta de la base.    

Para iniciar el cuerpo de sombrero puedes seguir las instrucciones del canal de YouTube de Tejidos de Roxy Lu. Yo hice la base iniciando con anillo mágico y 12 pilares, aumentando las filas hasta la vuelta número 10 donde te encontrarás con un total de 120 pilares en total.

Luego trabajé el cuerpo del sombrero de acuerdo a la medida aumentando los puntos para realizar el ala del sombrero, la cual trabajé con puntos bajos, y finalicé con el punto cangrejo.

Se me escapan muchos detalles, si tienes alguna inquietud no dudes en escribirme y te aclaro o sugiero material para completar el proyecto.

Flores en granny para blusa

Comencé hace un mes, y tejí veinte flores pensando que eran suficientes. Guayaba, verde limón, rojo, azul, anaranjado y amarillo. La duda era combinarla con blanco o negro, decantando por el color negro porque me parece que resalta muy bien la combinación.

El proyecto lo realicé en treinta horas de tejido, entre hacer los 64 cuadros, unirlos, realizar las mangas y acabados.

Durante la elaboración de esta blusa aprendí a realizar las mangas sin costura, esto quiere decir que las fui tejiendo directamente a la pieza, para mi gusto mas agradable.

Lo más difícil es guardar las colas de hilos, que siempre se convierte en una tarea pesada, siempre pienso es mejor comenzar, y uno a uno vamos dando el acabado que esperamos. Mi aprendizaje en este punto es que al acabar cada flor es necesario hacerle las terminaciones necesarias inmediatamente, no dejarlas acumular.

Estoy feliz con el resultado de esta pieza, muchos detalles los adapté a lo que quería. Agradezco los videos de la Señora Laura Cepeda pues varias noches tejí con ella como compañía.

En este tiempo pensé en muchas cosas, pero también conté muchísimos puntos, en especial las mangas, realizadas en punto de malla.

Los materiales que utilicé es un hilo artesanal de algodón, en Venezuela le llamamos pabilo. El crochet es de la medida 2.10 mm.

Si quieres saber como hice la flor te invito a leer Flores en 4, 3, 2, 1…

En caso de dudas, puedes comentar o escribirme al correo contacto@dehiloycrochet.com


Si deseas estar al tanto de las publicaciones te invito a suscribirte.

Dehiloycrochet: pasado reciente y futuro cercano.

A principios del 2020 escribí en el blog que sería el año de convertir dehiloycrochet en una empresa, pero llegó la pandemia y nos encerró en casa. Nos hizo probar el comercio electrónico, verifiqué los costos de plataformas, y calculé los costos del transporte desde Venezuela a cualquier parte del mundo, los precios de venta no son competitivos, todo esto me sentó sobre mis posaderas de manera contundente.

Cambié los horarios en la cuenta de google business, después hice un cierre temporal, y cuando entendí a que me enfrentaba decidí cerrar definitivamente ese espacio.

Con mucho esfuerzo saqué una cantidad de productos a través de un envío. Mi caja registradora no suena con la frecuencia que requiero, tanto que aún la cifra en ese rubro se encuentra en rojo. Las múltiples formas de negocio no dieron resultado, empezando por las campañas de instagram me frustraron porque me di cuenta que muchas de las cuentas que marcaron “me gusta” en mis campañas tenían muy poca actividad en los perfiles. Esto me hizo plantearme una hipótesis: cuentas de poca interacción y publicación en sus perfiles son usadas por algún algoritmo… yo la que pagó por mantenerme embobada creyendo que estoy creciendo de alguna forma – te preguntas cómo puedo pensar eso – es porque ninguno de esos usuarios vuelve a pasar por la cuenta, y los like no nos generan ninguna contraprestación, bueno si, nos abanica el ego.

Del marketplace de Facebook no puedo decir nada, hice mi esfuerzo por varios meses. Revisé muchas estrategias y apliqué las que pensé eran indicadas pero no hubo ninguna actividad por allí. Desistí de ello cuando entendí que era necesario asociarse con alguna plataforma de pago a la que no tengo acceso, otra vez el tema Venezuela aparece en la palestra. Este tema de las redes sociales merece un estudio detallado, me comprometo a realizar una revisión muy seria de esto.

Además la pandemia me corroboró que mis productos hecho a mano no son prioridad, y yo no tejo con la frecuencia necesaria para tener una cantidad de productos que respalden una compra importante. He aprendido de analíticas, indexación, creación de páginas web, inbound marketing, y un larguísimo etcétera.

Las manos que tejen dehiloycrochet seguirán tejiendo, uno u otro pedido, seguirá siendo un hobby porque es mucho más divertido y me motiva hacer lo que me provoca. Además tengo un montón de ideas que quiero probar.

Vuelvo a revisar el Perfil de los tejedores que emprenden, y veo que muchos exitosos se mantienen en el tiempo porque se reinventan de otras formas. Llegó la hora de hacer una segunda parte de esa primera entrada escrita en 2018.

En el futuro cercano dehiloycrochet.com se reafirma como espacio para hablar de estos temas, para mostrar el trabajo de mujeres talentosas que hacen todo para construir una marca con el proyecto Tejemos redes, y dar a conocer el carisma de cada una de las participantes de los distintos proyectos textiles que existen en este mundo digital.

Dehiloycrochet se convirtió en la casa de tejidos y relatos, nunca pensé que la investigación que es lo que más me gusta hacer en mi vida profesional y el tejido se llevarán tan bien, y que esto me trajera tanta satisfacción conociendo en detalle lo que encierra el mundo de la artesanía textil. Dehiloycrochet se está haciendo su camino.


Gracias por acompañarme hasta acá, si te interesan estos temas por supuesto será muy interesante leerte y espero me acompañes en futuras entradas.

Flores en 4, 3, 2, 1…

Así son estas flores muy simpáticas que pueden servir para distintas piezas. Blusas con la técnica de crochet irlandés, apliques o piezas más llamativas y grandes.

Por supuesto la combinación la que quieras lucir.

Yo las tejo utilizando un hilo de algodón artesanal con aguja crochet 2.10 mm.

1era vuelta. Sobre anillo mágico tejer 12 pilares

2da. vuelta. Sobre cada pilar de la vuelta anterior tejer dos pilares hasta completar 24 pilares en total.

3era. vuelta. Iniciar con cuatro cadenas, luego doble pilar en cada punto de la vuelta anterior hasta completar el primer grupo de tres pilares dobles. Tejer tres cadenas al aire y luego nuevamente tres pilares dobles en cada uno de los pilares de la vuelta anterior hasta completar el siguiente grupo de tres. Así sucesivamente hasta completar la vuelta, que cierra con tres cadenas al aire que cierran la vuelta con punto escondido.

4ta. vuelta Inicia con cuatro cadenas que representan el primer pilar doble de la vuelta, y que formará con los siguientes dos pilares dobles el primer pétalo. Cinco puntos cadeneta al aire, para tomar el punto medio de la cadena de la vuelta anterior enlazado con punto bajo, y retomar cinco cadenas al aire para tejer el siguiente grupo de tres pilares dobles que cierran en un solo bucle. Así se sigue hasta completar la vuelta que nos deja una flor de ocho pétalos.

Este ramillete de flores forma parte del proyecto que tengo entre manos.


Gracias por pasear visitar esta página. Si realizas la flor cuéntame sobre los resultados.

Serendipia en investigación

Se le reconoce como un suceso afortunado que ocurre de manera casual o accidental. Hoy tuve un momento así, cuando por años he tenido en la cabeza una información que quiero contrastar, por fin me siento, uso la técnica pomodoro, me prometo cumplir con la meta, y con toda la atención comienzo a revisar unas investigaciones de comienzos del siglo XX. Esa lectura inesperada me lleva a mapas, planos antiguos, referencias de otros documentos del siglo XVIII y al cabo de dos horas tienes una información que jamás pensaste podías encontrar.

El término serendipity lo leí por primera vez en el año 2008, en el texto del Dr. Miguel Martínez Míguelez que trata la investigación cualitativa, palabras mas palabras menos explica lo atentos que debemos estar cuando emerge información de la información recolectada, algo que no esperábamos sale y añade una nueva visión a la idea.

Voy a mi biblioteca, y Robert Merton me llama desde su libro de “teoría y estructura sociales”, escrito en 1949 (mi versión es actualizada). No les puedo explicar la sensación que me da cuando pienso es necesario que lo abras y busques ese término en el índice analítico. Lo consigo, voy a la página señalada, y allí al final vuelve a reforzar que existe el término, además agrega unas palabras que me encantan y que debo citar:

Esto puede llamarse el ingrediente de “serendipidad” de la investigación, o sea el descubrimiento, por casualidad o por sagacidad, de resultados válidos que no se buscaban.

Robert K. Merton (2002) Teoría y Estructuras Sociales. Fondo de Cultura Económica, México

Es necesario aclarar que Robert Merton no me siseo desde su libro. Lo he revisado tantas veces que mi cabeza debe tener en el subconsciente el índice, y simplemente hoy se hizo consciente con este breve disparador que he encontrado. No era hace tres años que necesitaba la información, era este el momento preciso.

Merton explica que el término fue acuñado por Horacio Walpole en 1754, fue usado con poca frecuencia, pero que en la década de los 40 del siglo pasado, Walter B. Cannon se había encargado de dar varios ejemplos sucedidos en la ciencia en el libro The Way of an Investigator. EL resto de la información no deja de ser importante, lo que pasa es que no los quiero abrumar con este tema. Mientras sigo revisando el concepto, comparto la foto que me llevó a escribir sobre esto.

An Aboriginal Indian Woman spinning cotton. Tejedores Rupunani. Foto de la página: https://evmuseography.wordpress.com/

Si llegaste por casualidad a este blog de artesanía textil, y te causa curiosidad la serendipia puedes escribir en los comentarios si necesitas alguna información adicional.