Día 23. Curso de redacción de Gonzalo Martín Vivaldi

En la medida que fui abordando las lecciones del libro me dí cuenta lo importante de este libro como referencia para escribir, y entender el mundo de lo escrito.

Es difícil para mí, que soy Administradora de profesión abordar este tema, pues muchas cosas que creí conocer se disiparon al estudiar a los especialistas.

Haber escrito sobre mi experiencia con el curso de redacción en esta página, probablemente sea equivocado de mi parte, de hecho tengo un blog creado para ello pero tener varias proyectos abiertos en paralelo me causan un desgaste mayor, y me complica el tema de claves y cuidados de las plataformas.

Esta página que debería estar dedicada solo a la artesanía textil, se ha convertido en la vitrina de mis proyectos en general, y es porque una cosa me ha llevado a la otra.

Tengo tantas cosas por escribir de la mujer artesana, de la artesanía textil y del emprendimiento, que en algún punto me detuve y comencé a ver mis fallas. Aprendí de Gonzalo, no es cuestión de sentarse y escribir lo que salga.

El capítulo V es un compendio de las técnicas periodísticas, me parece fascinante conocer con detalle temas que están lejos de mi realidad como escritora aprendiz.

Hay tantos detalles por cuidar, cada técnica tiene sus elementos por cuidar, tan necesarios para la construcción de un texto que permite al escritor transmitir el mensaje de una manera clara, concisa, y amena.

En la medida que avancé en las lecciones de las técnicas, me daba pena dar la impresión que yo estaba transcribiendo el texto, o usando la información, disminuyendo su importancia. Es allí donde me detuve en mis escritos por lección.

Sin embargo, no quiero dejar de reflexionar sobre mi experiencia con este libro, me sigue pareciendo fascinante el mundo de la ortografía, gramática, composición y estilo. Aunque en la primera impresión suene aburrido o sea un poco aterrador, es indispensable el que sigamos conociendo nuestro idioma, y las herramientas disponibles para sacar el máximo provecho.

Este texto de redacción, pasa a formar parte de los libros de cabecera, referencia obligada a la hora de escribir.

Mañana estaré publicando los frutos de septiembre, espero que me sigas acompañando en este proceso de crecimiento. Te prometo que octubre tiene un calendario editorial dedicado al tema de esta página. Gracias por acompañarme.

Día 22. Descripción y biografía

El capítulo 5 del curso de redacción está dirigido al arte de escribir y sus técnicas. Gonzalo hace una introducción donde explica que este texto es una guía práctica, y que solo está dirigido a la descripción, biografía, comentarios y un poco de narración. Deja fuera del texto lo relacionado a cuentos, dramas, novelas, ensayos, artículos literarios, etc. Los temas son explicados de manera general, tienen ejemplos, y cuenta con algunos ejercicios para el estímulo del estudiante.   

Este primer día, lo he dedicado a estudiar lo concerniente a descripción y biografía. La descripción es considerada un arte, según Albalat:

Constituye, en cierto modo, el propio fondo de la literatura. La descripción –añade- es la pintura animada de los objetos. Es un cuadro que hace visibles las cosas materiales. La descripción ha de ser viva. Dar la ilusión de la vida por medio de la imagen sensible y del detalle material, he aquí el fin de la descripción. Una descripción es buena cuando está viva, y está viva si es real, visible, material, ilusionante.

Curso de redacción. G. Martín Vivaldi

La descripción puede ser de dos tipos: técnica o instructiva y literaria. El autor sostiene que para hacer la descripción se puede implementar el proceso de cuatro pasos que consiste en: trabajar bajo un punto de vista que puede ser impresionista o expresionista; realizar observación previa; reflexionar sobre el objeto o la situación a describir; y planificar lo que se desea expresar.    

La descripción se hace en tres tiempos: la observación, la selección de datos y la presentación. Estas descripciones se pueden hacer a objetos, animales o personas, y se pueden dar de una forma pictórica, tipográfica o cinematográfica.

El escritor debe considerar unas reglas sugeridas para la descripción:

  • Vivo, rápido, plástico y claro.
  • El estilo ha de responder a la época que vivimos.
  • La impresión ha de ser directa, escueta
  • Conviene captar la atención del lector desde la primera línea.
  • No emplear varias palabras cuando baste con una.  

En cuanto a la biografía, se presentan algunos ejemplos y sugerencias para consultar algunos autores. Deja claro que debemos conocer el tipo que se usará en un escrito. Estas pueden ser: nota biográfica, biografía y semblanza. Al igual que lo referido a la descripción, se invita a realizar algunos ejercicios de práctica como:

  1. Realice nota biográfica de un compañero
  2. Semblanza de un compañero de estudio o personaje conocido.
  3. Autobiografía
  4. Biografía de algún personaje político, militar, o científico, previo estudio y acopio de datos.  

Solo puedo ratificar que estos escritos sirven como mis apuntes, como ejercicio de escritura diario, y para repaso de lo aprendido. Recomiendo revisar el texto directamente pues allí se encuentra importante información para todas las personas que quieren mejorar su redacción y adoptar un estilo propio.

Día 21. El arte de escribir (II)

Reporte hasta la página 287, cierre del capítulo 4 del curso de redacción. En estos días, me he sentido desinflada por Gonzalo, otros días me motiva, y me hace creer que voy por buen camino. Lo único cierto es que solo la practica y tener en cuenta las sugerencias, es lo que nos hace menos torpes.

El arte de escribir se desarrolla cuando el escritor consigue su estilo, no conseguir un discurso neutro sino que pueda usar la libertad y manifestar con palabras que envuelvan al lector.

“Existe un estilo hecho – dice Alabat -, un estilo trivial, para uso de todo el mundo, un estilo “cliché”, cuyas expresiones neutras y usadas le sirven a cualquiera; un estilo incoloro construido solo con las palabras del diccionario; un etilo muerto, sin fuego, sin imagen, sin color, sin relieve, sin imprevistos; un estilo pegado a la tierra e inelegante, gramatical e inexpresivo; el estilo de los escritores que no son artistas, un estilo burgués y correcto, irreprochable y sin vida”.

Curso de redacción. G. Martín Vivaldi

Otro elemento indispensable a la hora de escribir, es la originalidad. Este aspecto como dice el autor, no depende de lo nuevo del tema sino del modo y forma sincera de presentarlo. El enfoque y la forma de realizarlo se puede reflejar en:

  • Estilo y musicalidad, esto tiene que ver con el uso de las palabras por su sonido, y es que el texto quedará vacío cuando a pesar de usar palabras con sonidos bonitos, no sean las adecuadas para precisar las emociones y los pensamientos que el escritor quiere transmitir.
  • El estilo “no es nada” y es “todo”. El estilo lo logra el autor cuando sus escritos pueden ser reconocidos por el sello que impregna.
  • Estilo y exactitud. Autenticidad en el uso del vocabulario que es natural para el escritor.

Hay tantos detalles de los que habla el autor, el texto se pasea por las palabras que no pueden verse de manera aislada, nos aclara que solo el diccionario no será suficiente para hacer un escrito con sentido y que envuelva al lector. Sea cual sea el texto (narrativo, descriptivo, informativo), es conveniente tener en cuenta que:

  • La palabra lo es en la frase
  • Sentido aproximativo de las palabras
  • Belleza y magia de las palabras
  • No hay palabras bellas ni feas
  • Poder mágico de las palabras

El autor cierra el capítulo con un apéndice que resume una serie de reglas practicas de redacción y estilo. El resumen reúne 42 consejos a considerar. Por mi parte buscaré memorizarlos, o por lo menos construir un mapa conceptual para mi espacio de trabajo.


Mañana comienza el último capítulo del curso de redacción. Nos quedan diez días de revisión y aprendizaje.

Día 20. El arte de escribir (I)

De las lecciones 41 al 44 corresponde a las lecciones sobre el arte de escribir. En esta etapa no se encontrarán ejercicios como lo venía trabajando. Es aquí donde el autor confirma que la escritura debe expresarse de manera organizada y con un plan de trabajo adecuado.

Hoy estudié las lecciones 41 y 42. En ellas se aborda el lenguaje como un medio de comunicación, y para ello es importante desarrollar un estilo. Para alcanzar la meta, el escritor desarrolla habilidades que le permitan obtener un texto armónico, siguiendo las normas y reglas de la composición literaria.

Es así como debe ocuparse del desarrollo del tema, considerando tres fases:

la invención o investigación y búsqueda de la idea o ideas, la disposición o procedimiento por el que se ordenan tales ideas y la elocución o modo de expresión de nuestro pensamiento.

Curso de redacción. G. Martín Vivaldi.

Además, la composición pasa por la etapa de revisión o retoque, donde también se deja reposar, para luego corregir en caso de ser necesario.

Para la lección 42 siguen las definiciones y recomendaciones, en este caso habla acerca del estilo y la estilística, y para ello, refiere varios conceptos de estilo, y precisa que existe la necesidad de estudiar cómo hacerlo mejor. Entre las primeras sugerencias encontramos las cualidades primordiales del buen estilo:

  • Claridad
  • Concisión
  • Sencillez
  • Naturalidad

Esto no es una camisa de fuerza, pues cada escritor tiene su norma. Hay tantos detalles de los que habla Martín Vivaldi que solo puedo recomendar un vistazo al libro a través del siguiente enlace:


La palabra del día que aprendí hoy es:

inconcuso, sa
Del lat. inconcussus.

  1. adj. Firme, sin duda ni contradicción.

Nos quedan solo diez días de este reto personal. Espero me acompañes, te invito a seguir al tanto de las entradas suscribiendote a la página.

Día 19. La elegancia en el lenguaje (II)

Las figuras retóricas fueron difíciles en segundo año de bachillerato para mí, y son difíciles ahora. Leo y comprendo lo que dice Gonzalo. Ya en las lecciones dedicadas a la metáfora tenemos algunas advertencias sobre el cuidado que debemos tener al escribir utilizando estas figuras.

Tener conciencia del aprendizaje. Las figuras retóricas que el autor describe en el libro son: sinestesia, ironía, paradoja, hipérbole, aclarando que son más de sesenta, pero se ocupará de las que le interesan. Es necesario que los revise en profundidad. Mi objetivo de aprendizaje es identificarlos y saber cómo usarlo.

También forma parte de la elegancia del lenguaje, el estilo, es la manera directa o indirecta como se expresa el escritor. Esto tiene que ver con la forma de decir, hacer ver o hacerlo comprender.

Cuando se escribe directamente el autor desaparece; no se le ve. Lo que se ve es lo que se quiere narrar, describir o fijar en la imaginación del lector. Este procedimiento o estilo tiene más fuerza, se graba con más facilidad, nos da la impresión de algo que está sucediendo ante nuestra vista.

Curso de redacción. G. Martín Vivaldi (p. 241)

No solo se describe lo externo, también lo interno, en lo psíquico.

El estilo indirecto debe emplearse siempre que parezca superfluo citar las palabras textuales. Así, este procedimiento es preferible cuando se quiere dar una idea sucinta y general de una opinión o de un diálogo, es decir, cuando no es absolutamente necesario reproducir textualmente lo que alguien haya dicho.

Curso de redacción. G. Martín Vivaldi (p. 243)

Un poco trabada en este par de lecciones. Los invito a visitar el texto a través del siguiente enlace:


La palabra del día no es una, al leer sobre las figuras retóricas necesito repasar y aprender varios conceptos, algunas las he oído, otras no.

casuístico, ca.
De casuista e ‒́ico.

  1. adj. Perteneciente o relativo al casuista o a la casuística.
  2. adj. Dicho de una disposición legal: Que contiene una regulación muy pormenorizada.
  3. f. Conjunto de casos.
  4. f. En teología moral, aplicación de los principios morales a los casos concretos de las acciones humanas.
  5. f. Consideración de los diversos casos particulares que se pueden prever en determinada materia.

prosopopeya
Del gr. προσωποποιΐα prosōpopoiḯa.

  1. f. Ret. Atribución, a las cosas inanimadas o abstractas, de acciones y cualidades propias de los seres animados, o a los seres irracionales de las del ser humano.
  2. f. coloq. Afectación de gravedad y pompa. Gasta mucha prosopopeya.

metonimia
Del lat. metonymĭa, y este del gr. μετωνυμία metōnymía.

  1. f. Ret. Tropo que consiste en designar algo con el nombre de otra cosa tomando el efecto por la causa o viceversa, el autor por sus obras, el signo por la cosa significada, etc.; p. ej., las canas por la vejez; leer a Virgilio, por leer las obras de Virgilio; el laurel por la gloria, etc.

tropo
Del lat. tardío tropus ‘canto’, ‘melodía’, en lat. ‘uso de una palabra con un sentido diferente del que le es propio’, y este del gr. τρόπος trópos.

  1. m. Texto breve con música que, durante la Edad Media, se añadía al oficio litúrgico y que poco a poco empezó a ser recitado alternativamente por el cantor y el pueblo, y constituyó el origen del drama litúrgico.
  2. m. Ret. Empleo de una palabra en sentido distinto del que propiamente le corresponde, pero que tiene con este alguna conexión, correspondencia o semejanza. La metáfora, la metonimia y la sinécdoque son tipos de tropos.

escarnio
Del ant. escarnir ‘mofarse’, y este del germ. *skernjan.

  1. m. Burla tenaz que se hace con el propósito de afrentar.

ironía
Del lat. ironīa, y este del gr. εἰρωνεία eirōneía.

  1. f. Burla fina y disimulada.
  2. f. Tono burlón con que se expresa ironía.
  3. f. Expresión que da a entender algo contrario o diferente de lo que se dice, generalmente como burla disimulada.

silogismo
Del lat. syllogĭsmus, y este del gr. συλλογισμός syllogismós.

  1. m. Fil. Argumento que consta de tres proposiciones, la última de las cuales se deduce necesariamente de las otras dos.

antífrasis
Del lat. tardío antiphrăsis, y este del gr. ἀντίφρασις antíphrasis.

  1. f. Ret. Designación de personas o cosas con palabras que signifiquen lo contrario de lo que se debiera decir.