Amor por la radio

Propicia la fecha para declarar mi amor por el medio que me ha acompañado por años. Desde niña se convirtió en un compañero de día y de noche.

En mi infancia recibí como regalo varios radios. A la edad de 6 años, conectaba un aparato que tenía mi Papá, y lo colocaba en la cabecera de mi cama. En la noche escuchaba un programa de corte romántico, donde la audiencia llamaba y solicitaba canciones. Era el programa de complacencias de radio San Sebastián 960 AM.

Al poco tiempo descubrí que mi abuelo Roque también era un fanático de la radio. Cuando me quedaba a dormir en casa de ellos, me sentaba cerca de la puerta de su cuarto para escuchar a la distancia los programas que él colocaba de noche. En la oscuridad del estar, antesala a la habitación de mis abuelos podía escuchar, las noticias internacionales a través de BBC Radio en español, y los programas de Radio Católica Mundial.

Allí entendí que habían radios de banda corta y eso era lo que yo quería. Por eso con el tiempo tuve un radio de cuatro bandas, y tenía un bonito envoltorio de cuero marrón. Era el tipo de aparato que usaban los vigilantes. Después de mucho uso llegó el tiempo de sustituirlo, y me regalaron un radio de color rojo, negro y botones plateados, donde se reproducían cassettes.

Este fue mi compañero de adolescencia, donde mi programa preferido era uno que transmitían a través de la señal de Radio San Cristóbal 1060 AM. Los domingos en la tarde los dedicaba a escuchar “a todo volumen”. Mi hermana y yo, recostadas en nuestras camas nos quedábamos en silencio escuchando las canciones en su mayoría baladas en inglés de los años 80.

Muchas veces soñé que tendría una cama como la de Doña Blanca de Casanova, quien tenía en su cabecera una radio que era parte del mueble. Con el tiempo me di cuenta que esto no era viable, pues no todo el mundo estaba dispuesto a tener una radio sonando a toda hora incluso a la hora de dormir.

El tiempo ha pasado, inició la transmisión de la banda FM en Venezuela, me mudé de ciudad, conocí otros locutores y otros formatos. Luego vino el cierre de las radios, una de ellas fue el cierre del Servicio Lationamericano de noticias de la BBC, aquella frase de “El último que se vaya, que apague la luz” causaron en mí un pesar que no comprendía, como un sonido podía revolver tantas emociones.

El formato cambió y el internet va tomando la batuta , aunque yo me he adaptado y escucho la mayoría de los programas por esta vía, no puedo dejar de lado mi radio en casa, en el carro y ahora en el celular.

La radio es un gran amor, una gran compañía. Hoy extraño muchas voces que ya se apagaron, y que aún susurran en mis recuerdos. Hoy 13 de febrero es el día Mundial de la Radio, un día para enaltecer la labor de este medio de comunicación, un día para apreciar a todos los que se desenvuelven en este medio y lo hacen suyo.


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Amor por escribir

No tengo que hacer un esfuerzo para recordar cuanto me ha gustado escribir. Tengo varios cuadernos llenos de anotaciones de distintas etapas de mi vida, y escribí atrevidamente en unos blog que tuve previos a este.

En mis archivos puedes encontrar entre otras cosas una agenda con apuntes y anotaciones de la organización de mi casamiento hace casi 22 años. Allí hay tarjetas, narro experiencias de las pruebas que hice, presupuestos, visitas a proveedores y otras anotaciones de sucesos preboda. Conservo junto con esa agenda los cuadernos que usé con mi esposo en el encuentro prematrimonial, interesantes notas que hoy día me permiten ver lo que hemos cambiado.

Tengo mis cuadernos de investigaciones cuando hice mi formación en investigación educativa, muchas notas de autores que llamaron mi atención, y mis opiniones acerca de la solución de problemas.

Otro lote de cuadernos me hacen pasearme por los apuntes de los estudios de doctorado, que se ha quedado allí en el tintero…por alguna razón me he desconectado, y a pesar de terminar la escolaridad distintas situaciones me han llevado por la vía contraria a escribir la tesis, de la cual tengo montones de anotaciones.

Escribí en muchas ocasiones páginas sueltas, acerca de muchas situaciones difíciles que no compartí con nadie porque me daba un poco de vergüenza, y la escritura era un desahogo. El rito siempre incluía quemar las notas, esto en todos los casos fue terapéutico, pues muchos de esos conflictos personales se fueron con el humo y la ceniza.

Hace poco recordé que a los 13 años tuve un cuaderno donde transcribí las poesías y versos que me encontraba. Muchos de esos escritos eran dedicados al amor. Recuerdo que ese cuaderno tenía dibujos, y le dediqué mayor tiempo a ese que a las materias del liceo. En algún momento pensé que era una tontería, y lo destruí.

Hoy día estoy consciente de mis debilidades en redacción, por muchos años no me atreví a escribir. Hace poco más de un año comencé a escribir nuevamente de forma libre y esto ha sido realmente un excelente ejercicio de constancia.

Mi mente se ha mantenido enfocada, surgen nuevos temas y me he acercado a la literatura nuevamente. Con dehiloycrochet tengo una serie de registros, allí trato de organizar las ideas de acuerdo a las necesidades de la marca. Esta dinámica me permite ver constantemente el camino que toma esta empresa.

La escritura es muy importante en mi vida en este momento, me ha permitido acercarme a otras personas con mis intereses, y crear este espacio. Tenía que declarar mi amor por la escritura en esta serie #Amor2020.


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

5 simpaticos emojis convertidos en amigurumi para San Valentín

El intercambio de información entre personas que se interconectan son tan variadas que se han categorizado de acuerdo a su propósito, localización, e incluso por los recursos utilizados para establecer la comunicación.

Las redes sociales han incrementado su actividad en los últimos años. Reconocemos a facebook, twitter, instagram, whatsapp, tik tok, entre muchas otras. Lo cierto es que hoy día es difícil cuantificar el número de estas plataformas.

Uno de sus principales formas de promoción es invitar a los usuarios a usar los servicios, y para ello incrementan los servicios y formas de conexión multimedia, en particular aquellas que tienen como propósito la comunicación vía mensajería entre usuarios.

Esto se nota de manera particular en la composición de los mensajes, pues se han incrementado notablemente el uso de imágenes, como los conocidos emojis y stickers.

Estos símbolos permiten que los mensajes se presenten como ideogramas o caracteres que simplifican el envío de información a través de medios electrónicos en los sitios web que los desarrollan.

Algunos de ellos se han vuelto tan famosos que la técnica de amigurumi, los ha adaptado, y gracias al cariño de los usuarios han conseguido un espacio interesante, logrando posicionarse como un producto que traspasa la pantallas de ordenadores y dispositivos.

Uno de los más conocidos es el emoji feliz, que trata de la famosa carita amarilla con una gran sonrisa que te inspira sentimientos positivos.

En dehiloycrochet se ha elaborado la cara sonriente en dos formas, una de ellas en forma de amigurumi:

Hoy comparto mis cinco amigurumis favoritos especialmente dedicados para el próximo 14 de febrero. Aunque no los he realizado pienso que son ideas interesantes para elaborar, compartir, y en otros casos incrementar las ventas a través de estas simpáticas figuritas que traspasan las pantallas y se vuelven realmente abrazables.

Bigli Migli

Representa del conocido muñeco de palitos que la mayoría trazó en la infancia, y que fue desarrollado para la plataforma de facebook. Lo que mas me gusta es que siempre se ve repartiendo amor a través de los corazones.

Enlace para el patrón

Cara enamorada y feliz

Seguramente muchos lo han usado en sus conversaciones, es una forma de declarar que hay amor en el aire, que te encanta algo que ves. Los emojis de cara feliz son probablemente uno de los más antiguos, en las redes sociales.

Corazones rojos

Aquí no hay excusas, directo al grano. El corazón rojo es el símbolo clásico de estas fechas. Imperdible oportunidad para usar este símbolo que se encuentra en todas partes.

Un equipo de Kakao Talk

Esta red de gran fama en el continente asiático, tiene una cantidad de personajes propios de este tiempo. Como el simpático oso que lleva un sobre con un bonito corazón. Es que Conny y Brown se encuentran enamorados.

Lips…

Labios conocidos en todas las redes, que les puedo comentar de ellos que ya no sepas.

Espero que puedas pasearte por distintos modelos como el de Pusheen the cat, y otros emojis y stickers que tienes a disposición en las redes y los dispositivos.

En Valencia, estado Carabobo, mi amiga Vanesa estará dictando un taller de corazón amigurumi, aprovecha esta oportunidad. Próximo 13 de febrero. Sigue el enlace a su instagram.


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Pensamiento en crochet

En estas fechas donde celebramos temas de amor y amistad quiero traer este bonito tapete. Una creación de Y. Suzuki quien utiliza en la foto de revista el blanco de fondo; para las flores verde, rosa, amarillo y violeta.

Pensamientos
Diseño de Y. Suzuki.

Cada vez que veo un patrón elaborado que llama mi atención, no puedo dejar de pensar en la persona que se encargó de escoger los trazos que posteriormente son completados por el hilo y el crochet.

Tapete blanco que será la base del color

Realicé este proyecto hace algún tiempo, para darselo de recuerdo a una amiga que migró del país, era la forma de manifestar que mis mejores deseos y pensamientos le acompañaban. Por ello los colores que escogí a diferencia de Suzuki fueron el amarillo, anaranjado y morado.

El anaranjado simbolizaba el optimismo, la seguridad y la confianza con la que esperaba que ella asumiera su nuevo camino. Por su parte, el amarillo simplemente quería transmitir alegría por siempre. El morado no podía faltar, y un breve toque nos haría pensar que estamos frente a la “flor que tiene fama de atraer el amor” y pensamientos bonitos. Todos estos colores en torno a una pieza blanca que llama a la calma y la paz.

Con este texto de la serie #amor2020 quiero dar mi cariño a mi familia, mis amigas y personas allegadas que se han ido por otros rumbos. Que cada una vea en esos colores lo que deseo para todos quienes se encuentran construyendo un mejor porvenir.


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Enredando la pita

Me encontré con el texto de Beatriz Barros titulado “Enredando la pita” hace poco más de un año. Puedo decirles que perdí la cuenta de la cantidad de veces que lo he leído.

La autora del ensayo, presenta un breve relato de su vida, en torno al tejido. Ella creció entre dos familias de orígenes distintos, por un lado pertenecía a la etnia wayuu quien le condujo al mundo del tejido como parte indivisible de su cultura.

Por otro lado, tenía raíces italianas gracias a su abuela Ana, quien tenía habilidades para el tejido, y le enseñó la importancia de hilar sin errores.

Una cita que me gusta mucho es:

También, como antes, junto a los wayuu, tejo y destejo, porque destejer es un placer que se puede hacer recostada en un chinchorro. Como a veces se enreda la vida, desbaratando la urdimbre, se enredan los hilos y se enredan los recuerdos del dueño del tejido.

Enredando la pita. Beatriz Barros

No quiero contar más acerca de la historia, me encantaría que puedas leer esas dos páginas pues allí se nota el amor que experimentan las tejedoras por este arte.

Gracias Beatriz Barros por compartir tu historia.

Información bibliográfica

Beatriz Barros. “Enredando la pita”. Historia Crítica, n.o 9 (1994): 104-106. https://doi.org/10.7440/histcrit9.1994.12

Una historia de amor por el tejido para la serie #Amor2020


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.