Publicado en Blog, Crochet como terapia

Mi tropiezo con los mandala y la creatividad


Hace poco más de una semana asistí a un taller de mandalas. Fui a escuchar, algunas cosas las había leído, y otras no. Una experiencia que en pocas palabras me ayudó a coquetear con la creatividad.

Elaborado por Rossana Medina
para @dehiloycrochet

Este taller fue un detonante para aprender a ver a través mis pensamientos de manera gráfica. Creo que las palabras de inspiración y ver tantas muestras de las personas que sabiendo poco o nada nos atrevimos a compartir unas horas y exponer lo que cada uno experimentó.

Entendí que mi vida está envuelta en muchos mandalas. Soy persona de pocas cosas, pero las pocas que tengo tienen una simbología  particular. Siempre he adquirido esos objetos por lo que me han hecho sentir en el momento. 

Somos seres que tenemos la capacidad para estar en constante transformación, esto es impulsado por la inspiración de ser mejor. Esto lo aprendí en un viaje hace 10 años. Pararme frente a la pirámide de Quetzalcoatl, y entender por primera vez el significado de la serpiente emplumada me ha hecho experimentar muchas situaciones de forma consciente. He vivido momentos que me han hecho crecer en muchos aspectos.

En este instante quiero dejar registro de lo que mi cabeza está procesando, estoy aprendiendo a crear imágenes con el hilo y el crochet.

No se si puedo explicar lo que visualizo. Si en algún momento ven mis redes sociales podrán ver que ya tejí mandalas, todos siguiendo patrones. Luego de realizar el taller, he realizado dos proyectos pequeños, los inicié tomando dos flores africanas que tenía guardadas, y fui agregando puntos.

Eso fluyo de tal forma que me agrado.Veo que no se le puede dar intensidad al tejido porque los colores que uso son planos, pero el efecto visual es agradable. Hoy inicié mi tercer proyecto, y pensé: no voy a usar tantos colores, solo cuatro.

Empezó a formarse una flor nuevamente, el primer intento era una margarita, pero al agregar el verde me di cuenta que no quería hoy ese color. Entonces deshice, y comencé nuevamente. Aquí va la combinación, y en mi mente ya tengo la secuencia de vueltas que quiero alcanzar. No he transcrito los puntos a un patrón. Aun no aprendo a dar formato al diseño.

Me di cuenta que dejé de contar, cosa que no sucede cuando usas patrón. El patrón requiere que cada puntada sea en un sitio específico, un punto tras otro, se cuentan al aire, y en el lugar donde va. 

Lo que si he podido hacer, es visualizar en mi mente un área que no había experimentado, lo percibo amplio. En ese espacio me dejaron de preocupar las ondas que se forman cuando uno agrega mas puntos de los necesarios, pareciera que las manos reconocen la cantidad suficiente que se deben agregar. 

No se si esto es tonto o no. Siempre he tenido inquietud por la forma cómo el cerebro adquiere conocimiento, cómo manifiesta posteriormente un momento específico donde entiende que aprendió algo. Un proceso de aprendizaje, que al ser reconocido por la persona en sí alcanza niveles de metacognición. Esto lo escribo a manera de diario, a fin de recrear lo que veo, y lo que sentí con estas experiencias.  

Si están en el estado Carabobo les recomiendo la experiencia en Talleres de Vida (en instagram).


Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.
Publicado en Blog

¿Cómo movernos ante la PEA?

Hace pocos días tembló en  mi ciudad, a las 4.40 de la mañana cuando la mayoría estamos dormidos y no nos esperamos el ruido y el estremecimiento. Yo que salté de mi cama tomé a mi hija pequeña y salí puerta afuera, solo podía escuchar los sonidos. No pensé, solo reaccioné ante el miedo que me inundaba. Hemos realizado los simulacros, hemos sido instruidos por los miembros de protección civil, y aun así corrí en círculos. Mi esposo que observaba mi reacción, me envió en la tarde de ese día una imagen que decía: alguien que conozco aplicó este plan de escape. Allí se observaba un papel que decía: plan de escape, y una serie de flechas que se presentaban haciendo un circulo…eso nos dio mucha risa.
Eso me hizo repensar muchas cosas que hacemos en la vida, y recordé a un instructor de hace unos 15 años, que nos hablaba de la famosa PEA, no es la embriaguez o borrachera, es la relación entre el pensamiento, la emoción y la acción, lo cual determina la conducta al asumir una situación en la vida. Esto me hace pensar también en la referencia bíblica “de lo que abunda su corazón habla su boca”. Entonces, me convencí de lo que ya tenía un tiempo evaluando ¿puedo construir mi marca personal a partir de lo primero que venga a mi mente cada mañana? La respuesta automática es: NO. Tal vez esa pregunta cabría hacérsela cada uno. Imagínense los contenidos al cabo de unos días, y como me ha pasado en muchas ocasiones, la inmovilidad en la que caigo, y los días de estancamiento cuando no se me ocurre nada por hacer.
Este blog que esta hecho para narrar mi experiencia con la creación de un marca, no digamos grandes negocios, estoy hablando de algo sencillo, algo que haces con tus propias manos, de lo artesanal, de lo intelectual, donde generalmente empiezas con tus propios recursos, me hizo repensar y preguntarme ¿estas tomando en serio esto? Si la pregunta también te la estas haciendo te invito como fue mi caso a sentarte con lo que mejor te sientas, y escribe, escribe mucho y pregúntate: ¿hacía dónde quiero ir con esto? ¿qué hago con esto? ¿estoy dispuesto a vivirlo?
Activar el pensamiento te llevará definitivamente por el camino del enfriamiento o de la pasión por lo que haces. Activar esas emociones definitivamente te impulsará a investigar, a tomar cursos, a escribir, a crear, a querer dominar y dar lo mejor de ti. Para mí en esta practica la acción y la reflexión van de la mano, con la conciencia que esto te mostrará el camino a seguir. Yo aun me encuentro en proceso de investigación, aprendiendo una que otra herramienta, y poniéndolas en practica. En estos días tengo la PEA enfocada…
Gracias por acompañarme en estas líneas…espero te animes a compartir tus experiencias por este espacio.
¡Feliz y productivo día! 😊

Publicado en Emprendimiento

Convertir un hobby en fuente de ingreso…el paso del sueño a la realidad

Como lo dice el título, convertir un hobby en tu principal fuente de ingreso no es para nada sencillo, tomar la decisión de voltear la vida de revés para refundar nuevas bases que sustenten las decisiones de vida que vas a tomar. En mi caso me ha exigido realizar una revisión profunda, la cual pasa por reconocer los talentos, sentir que existe una pasión que te atrapa cada día, te enamora y no te desvincula, por el contrario te hace ser mejor, y sobretodo luchar contra los prejuicios propios y ajenos, los miedos ante lo que decides ser y lo que puedes ser, y las opiniones de los demás.

Hoy estoy entregando todos los pendientes personales que tenía. Entregué los trabajos que  tenía bajo la manga, revisión y planificación de acciones para cerrar todos aquellos espacios por donde la energía se ha disipado. Cierro mis oídos a todos aquellos comentarios que he permitido afecten mis decisiones donde me disminuyen como persona. Todos los opinadores de oficio que me señalan como incapaz de propiciar cambios por mi propia cuenta, tengan la certeza que sus energías ya no calan por acá. Renuncio a prestar mis ideas, mis energías y mi entrega a todos los por qué.
He realizado una búsqueda incesante de razones, y caminos por tomar. Para los que no saben soy administradora de profesión, y ¿les cuento un secreto? no nos preparan para emprender. Esto es otra cosa, si, es cierto tengo muchas ventajas conozco de las organizaciones, del mercadeo, del comercio, de leyes. Entonces, ¿contra que lucho? contra todas las vendas que tengo en mis ojos…así que allá voy.
Hay varias personas que para mí se convirtieron en verdaderos influencers, y que me han sembrado el gusanito, por un lado Javier Muñiz, con todas sus experiencias y las formas en que invita a atreverse (tienes razón, que tenemos por perder). Marta de Bluü, quien ha hecho del ganchillo parte de su filosofía de vida, y aunque no compartimos todo lo que somos, me agrada mucho ver lo que haces y como creces. En el canal de Marta conocí a una estupenda, y aquí quiero detenerme un poco y hacer una especial mención y dejar un agradecimiento a Elia la creadora de The Craft Academy por permitirme ver esos espacios que tenía en oscuridad, y con tu frase de compartir para crecer ver un poco de luz. Cada día me atrevo a nuevas cosas. No olviden pasar por la aplicación, los videos y las cuentas de instagram de cada uno.
En el blog espero irles narrando las experiencias, y poder dejar registro de los pasos que damos.
Un abrazo para todo aquel que se toma la molestia de pasar por acá, y por supuesto cuiden de mí.
Publicado en Blog, Crochet como terapia

El silencio en la ejecución del crochet

Hace un tiempo les comenté acerca de una investigación que hablaba del silencio de las tejedoras. Esa frase resuena en mi cabeza una y otra vez. A mí en particular me hizo sentir que no podía quedarme con esas palabras que no lograba entender.

No podía creer que mi cabeza se quedara en blanco y solo despertaba cuando acababa la labor. Menos podía creer que fuera invisible para mí familia, y que dentro del hogar yo realizaba esta labor, algo inconsciente, como estrategia para llenar vacíos.

Desde hace pocas semanas, empecé a entrenarme, tengo la conciencia activada, pienso que es cierto que uno se concentra en un grado profundo (ojala y algún especialista me indicara si esto es posible), por eso lo asocian con el yoga.

Todos los que trabajan con esto, o lo practican como hobby saben que uno pasa muchas horas contando, diagramando con las manos, a veces ya tenemos un patrón a seguir, otras veces son creadoras que pueden o no tener un papel y un lápiz.

Al despertar esa conciencia, aunado a los muchos sentimientos, una alarma se instaló en mi cabeza. Empecé a observar que hacía mi ser interior cuando simplemente tomaba el hilo y el crochet. Me rehusaba a creer que era solo una máquina.

Puedo adelantarles que las preocupaciones no quedan dormidas, allí están. Muchas veces encontramos respuestas que no sabíamos a través de esa concentración. Visualizamos caminos para la solución de problemas. Me he conseguido revisando imágenes que tengo en mi memoria, patrones, fotos, proyectos que he visto a lo largo de los años.

Aunque soy muy mala combinando colores, el uso de nuevos recursos en internet me ha permitido ver la conexión entre los colores y los paisajes.
Hay momentos en los que puedo visualizar cartillas de colores con proyectos que he visto en color crudo o blanco.

El silencio exterior de la tejedora, internamente se comporta sosegado en algunos casos y en otros parece una tromba. Yo que no he sido estable en mis trabajos de oficina, en lo único que he sido constante, además de mi hogar, es en esto, mis silencios los he disfrutado a plenitud.


Bienvenida a este espacio, te invito a suscribirte.

Publicado en Blog

El crochet bajo la sombra de los saberes y trabajo doméstico.

Hace poco mas de seis meses encontré en internet un trabajo de investigación que trata los saberes y el trabajo doméstico. El investigador se enfoca y pregunta acerca de la procedencia de las estrategias de transmisión de saberes en torno a los tejidos de crochet, así como la relación entre el silencio y el espacio en el que esta actividad se realiza.
Por lo que pude leer, la investigación fue elaborada siguiendo una metodología llamada etnografía bajo la perspectiva de género. Lo primero significa que el investigador se involucra con los participantes como observador, y la forma correcta de abordar el campo de investigación es no tener prejuicios con respecto a lo que se desea observar, y para ello ni siquiera debe llevar hipótesis preconcebidas, aunque estas no son descartadas en su totalidad. El segundo aspecto bajo el cual se llevó a cabo la investigación es la perspectiva de género la cual es una corriente que permite el análisis del rol de la mujer en la sociedad, considerando sus problemas y desigualdades, y persigue la transformación y cambio social.
Para la autora de la investigación el tema central es la producción de tejidos a crochet, cómo se transmite el conocimiento, pero en su discurso sobresale el silencio de las tejedoras y una idea que permanece en el tiempo de que esta practica solo es realizada por amas de casa, desocupadas y confinadas por obligación al espacio domestico.
He leído algunas investigaciones con perspectiva de genero, muchas de ellas vinculadas a la violencia domestica, a la desigualdad laboral, al cuidado y distribución de las tareas del hogar. En algunos casos me ha preocupado como mujer que la perspectiva de los autores supera la propia femineidad, a veces pienso que algunos son machistas encubiertos. En algunos de estos casos me he sentido agredida en mi labor de ama de casa y madre, como si ejercer esta función fuera ofensiva para la sociedad.
Soy profesional egresada de una universidad con estudios de postgrado, por convicción decidí asumir el rol del hogar como mi principal función, sin descuidar mi formación espiritual, mi crecimiento personal, y mi interés por enriquecer mi conocimiento. Desde niña aprendí a amar las agujas y el hilo. He experimentado con el tricot, la costura, el bordado, y mi pasión: el crochet.
Esperaba que la lectura del trabajo enalteciera el crochet. Lejos de ello pienso que lo debilita frente a las generaciones que sin haber tenido nunca contacto con esta artesanía, pueden deducir que es un trabajo o labor que las oprime y las lleva a una especie de confinamiento que aun estoy tratando de digerir. No se reconoce que miles de mujeres y hombres en el mundo lo han elegido como profesión, que se manifiesta por la vía del comercio, el arte, el diseño e incluso la educación.
Cada uno de los hogares que he visitado lucen estos trabajos con el mayor orgullo y satisfacción. Su elaboración conlleva muchas horas de esfuerzo y concentración, y se convierten en piezas únicas y hasta de colección. La transmisión de saberes se ha dado por diversas vías, muchas de ellas surgen del hogar, toman la aguja bajo el acompañamiento de abuelas, madres, tías, hermanas. Aunque no lo aprendí de esta forma se que en muchos hogares ocupan un lugar especial. Todos consideramos nuestro hogar como santuario, por ello es el lugar por excelencia para aprender de valores y conservar las tradiciones. Este proceso no se da en silencio absoluto, las manos de la experta muestran una y otra vez la técnica, y el aprendiz, intenta y trata de perfeccionar la puntada. Muchas son las veces que por no ser las apropiadas estas piezas son tejidas y destejidas.
Quiero señalar dos aspectos puntuales de la investigación, que seguramente desarrollaremos en el futuro. El primero se refiere al silencio de las tejedoras. Toda ganchillera, crochetera, tejedora o como desee llamarse, sabe que este trabajo requiere mucha concentración, es por ello que se considera una actividad cognitiva, que requiere secuencia, coordinación, conteos exactos de puntadas específicas. Seguramente esta actividad no permite que se pueda hablar mucho cuando se está ejecutando. Estudios científicos (texto divulgado por CNN en español) revelan que nuestro cerebro se beneficia al ejecutar la labor, ya que estimula neurotransmisores, por ello es una practica que ha vuelto a la contemporaneidad como una propuesta de relajamiento que conlleva estados de tranquilidad y placer alcanzados con la relajación.
En segundo lugar, es impreciso señalar que las tejedoras hemos aprendido obligadas por el entorno familiar, o que nos soportan para que permanezcamos tranquilas dentro de nuestros hogares, como una especie de tolerancia que nos conceden.
El crochet se convierte en parte de la identidad de la persona que lo practica, mas allá de los tapetes, cenefas, cortinas, mantas, ropa, amigurumis, entre muchas otras, se ha convertido en una manifestación cultural que alcanza niveles interesantes y curiosos, así como diversos en las distintas partes del mundo. Seguro nos queda mucho por ver, experimentar y crear en esta técnica de hilo y crochet.