Feminarios de Julieta Kirkwood

Inicié un ciclo de lecturas relacionados con lo femenino, femineidad y feminismo, puedo decir que no ha sido inocentemente. Los textos me han llevado de un lugar a otro a través de las referencias. Libros como ¿Quién le hacía la cena a Adam Smith?, Aproximación a la feminidad; así como los escritos de Doris Lessing y Virginia Woolf, han causado una inquietud profunda. Aunado a mis reflexiones sobre el trabajo artesanal de las mujeres, veo que faltan mucho por entender y conocer en el mundo.

Feminarios es un texto de divulgación del conocimiento, nos invita a reflexionar sobre el pensamiento de Julieta Kirkwood acerca del feminismo desde Chile. Está basado en unos programas de formación, y conferencias dadas a principio de los años ochenta, sin duda aún tienen vigencia. Reflexionar sobre nuestra historia como mujeres, el esfuerzo a través del tiempo, presenta la situación de las mujeres en distintos momentos y países.

Los puntos de mi interés son los reflejados en la siguiente cita:

El silencio y la invisibilidad supone que no tenemos impresiones propias, ya que hemos sido “contadas” desde afuera. Entonces, mi intento ha sido ver cómo las mujeres mismas han narrado desde adentro de sus movimientos su contingencia.

Feminarios. Julieta Kirkwood (2017) Serie Clásicos recuperados por CLACSO
Portada de la serie Clásicos Recuperados de CLACSO

El libro se encuentra dividido en cuatro secciones: sexo-género; feminismo y rebeldía; mujer e historia; y docencia feminista. Partiendo del hecho que las mujeres nos enfrentamos a la necesidad de reconocernos como mujeres, lo que significa nuestra condición en la sociedad; y a partir de allí una serie de interrogantes, y momentos que han permitido que hoy exista una discusión plena de los derechos e igualdades frente a lo masculino.

No vengo a generar conflictos, estoy tratando de entender porque las mujeres tejedoras y artesanas, vivimos dentro de ese silencio e invisibilidad. Este tema lo comencé a estudiar desde que escribí El silencio en la ejecución del crochet en el año 2018. Para mí el conflicto comienza con la invisibilidad del trabajo femenino, que al principio empecé a ver como un problema exclusivo de las artesanas.

Luego encontré explicaciones desde la mitología (Hilo, tejido y trama: hablemos de Las Moiras, y Circe: diosa, hechicera y tejedora), las razones de por qué la artesanía que realiza la mujer está envuelta en el espacio privado y del hogar aún está por ser comprendido.

Estoy en la búsqueda de respuestas. He comenzado a enlazar autoras, ver la perspectiva desde distintas disciplinas para entender estos procesos sociales. Esto no acaba acá, la intención en este año que inicia es realizar una investigación que me permita explicar lo que percibo.

Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo

En estos días, la cuarentena nos mantiene los horarios y las actividades alteradas. Me ha permitido descubrir y redescubrirme, y esto es maravilloso. Así llegó a mis manos el libro del que les escribo hoy.

Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo, es escrito por Chimamanda Ngozi Adichie, una escritora nigeriana, que se encarga en esta oportunidad de presentar quince sugerencias para educar en feminismo.

No quiero relatar cada uno de los puntos, pienso que a través de la lectura del texto y la reflexión podemos ver hacia dentro y hacia fuera. En el primer momento para ver nuestro propio paradigma; y, en un segundo momento para analizar lo que hacemos frente a nuestros hijos.

Me han conmovido cada una de las quince sugerencias. Para este escrito solo quiero citar dos. El primero tiene que ver con los abusos que aceptamos a lo largo de la vida:

Por favor, no presiones así a tu hija. Enseñamos a las niñas a gustar, a ser buenas, a ser falsas. Y no enseñamos lo mismo a los niños. Es peligroso. Muchos depredadores sexuales se han aprovechado de este hecho. Muchas niñas callan cuando abusan de ellas porque quieren agradar. Muchas niñas dedican demasiado tiempo a tratar de ser «buenas» con la gente que les hace daño. Muchas niñas piensan en los «sentimientos» de quienes las agreden. Es la consecuencia catastrófica de la obligación de gustar. Tenemos un mundo lleno de mujeres que son incapaces de respirar tranquilamente porque durante demasiado tiempo las han condicionado para que se plieguen a unas formas que las harán deseables.

Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo. Autora: Chimamanda Ngozi Adichie

Querramos o no esté comportamiento se va repitiendo a lo largo de toda nuestra vida. Con familiares, amigos, jefes, compañeros en todas las áreas de nuestra vida. Incluso no conoce límites entre sexos, aceptamos muchas cosas tanto de hombres como mujeres.

El segundo aspecto tiene que ver con mi actitud a lo largo de los años. Cuando lo decíamos mi esposo y yo, pensé que era gracioso, pero valorar los argumentos me hace pensar que nunca es tarde para el cambio. Esta reflexión trata sobre el dinero, la autora señala:

Querría apuntar algo sobre el dinero. Enséñale a que nunca, jamás, diga tonterías del calibre «mi dinero es mío y el suyo de los dos». Es mezquino. Y peligroso: semejante actitud significa que potencialmente tendrás que aceptar otras ideas igual de dañinas. Enséñale que un hombre NO tiene la obligación de proveer. En una relación sana, dicha responsabilidad recae en quien pueda satisfacerla.

Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo. Autora: Chimamanda Ngozi Adichie

La lectura de este libro coincidió con una masterclass acerca de las claves para entender la exclusión de las mujeres en la política y la economía. Una de las muchas frases que quedaron resonando en mi cabeza fue que es mejor hacer algo ahora, de lo contrario las cosas no van a cambiar para el bienestar de todos.

Este es un tema que estaré ampliando en los próximos escritos. Por ahora solo me queda invitarte a echar un vistazo a este libro en Goodreads: Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo https://www.goodreads.com/book/show/34629690-querida-ijeawele-c-mo-educar-en-el-feminismo

Y si quieres leerlo, te invito a comprarlo a través del siguiente enlace:

Enlace de Amazon generado a través del programa de afiliados

Hilo, tejido y trama: hablemos de Las Moiras

Las Moiras son tres diosas (tejedoras) de la mitología griega, hijas de Zeus y Temis. Ellas representan el tiempo finito y humano, en sus manos se encuentra el destino del ser humano. En la mitología griega cada una tenía un rol: Cloto tejía el hilo de la vida; Láquesis repartía la suerte; y Átropos cortaba el hilo de la vida.

En la mitología romana, son conocidas como las Parcas. Han sido representadas en el mundo artístico a través de la pintura, la escultura, la animación, en películas, entre otras manifestaciones.

Tengo varias semanas con esta idea que rondaba mi cabeza, hoy tomando las fotos de mi nuevo proyecto recordé el tema.

Las Moiras son parte del mito que explica el tiempo, son estudiadas en el texto de Olaya Fernández Guerrero (2012) “El hilo de la vida. Diosas tejedoras en la mitología griega”. En el texto se tratan varios aspectos: el estudio de los símbolos y las identidades; el vínculo entre figuras femeninas y labores de tejido e hilado (aunque sabemos que hoy día tenemos muchas manifestaciones de tejedores hombres que son maravillosas). Debo destacar que la autora se pregunta si esto de la acción femenina es una metáfora de poder .

Además se nota como el tejer e hilar se convierten en la forma de explicar como pasa el tiempo y las circunstancias, similar al resultado de hilo, tejido y trama. Los símbolos que acompañan a las Moiras como la hebra, la vara y las tijeras, son la marca del tiempo, de lo finito en la vida de cada persona.

Otro aspecto relevante en el texto es que Cloto, Láquesis y Átropos son conocidas como las hijas de la noche, su trabajo está bajo las sombras o la oscuridad, y por tanto pueden estar ocultas a la mirada de los demás. Esto llama mi atención pues me vuelve a llevar a una entrada de blog que escribí hace un tiempo “el silencio en la ejecución del crochet.”

Es un punto que quiero ampliar tomando en cuenta el texto de Olaya Fernández:

El mito de las Moiras reflejan el trabajo típicamente femenino de tejer, y el poder que se deriva de esa labor, permanece condenado a la invisibilidad, es una tarea realizada ocultamente: “las Moiras, en tanto que hijas de la noche, permanecen recluidas en el ámbito invisible al que pertenece todo aquello que no tiene reconocimiento en el orden masculino, que es ilegítimo y clandestino porque forma parte de una genealogía exclusivamente femenina”

Seguiré tratando este tema en este blog, estas ideas al aire las estaré documentando y profundizando para entender los procesos en que nos encontramos inmersos.

Estos días mientras tejo, leo o escribo tengo la voz de Omara Portuondo de fondo

Referencia:

Fernández Guerrero, Olaya (2012) El hilo de la vida. Diosas tejedoras en la mitología griega. Revista Feminismos, diciembre 2012, pp 107-125