¿Cómo perder anotaciones y no sucumbir en el desespero?

En este tiempo aprendí que tener muchos cuadernos con anotaciones pierde todo el sentido cuando uno de ellos se extravía. De paso no es cualquier cuaderno, es aquel donde se encuentra tu lista de trabajos para los próximos meses.
Luego de cinco semanas de dedicación a una actividad especial, salí de la burbuja y ya frente al mundo real, empiezo a buscar la agenda. Si, esa agenda, una que tiene espiral y un cielo nocturno con muchas estrellas. Luego de varias vueltas de sondeo de mi espacio, me entra un ligero desespero por toda la casa, sales al carro, entras de nuevo, caminas por las bibliotecas y escritorios, te arrastras por cada rincón de la casa, esperando que el famoso cuaderno aparezca.
Entonces recordé, uno de mis hijos hace tres semanas me pidió una agenda, y yo tomé esa agenda, no se por qué esa, arranque las hojas que estaban escritas y le di a mi hijo en sus manos lo que me pedía. Había arrancado las hojas y las había lanzado dentro de un bolso, de esa forma inconsciente, creyendo que tenía el control y que mi preciada lista estaba allí. Mi trabajo de planificación se esfumó.
Aunado a ello, estos días he aumentado algunas actividades a mi lista cotidiana, he realizado un esfuerzo recurriendo a la memoria para rescatar algo de lo que allí escribí, pero esto ha sido en vano.
Con esta experiencia re-aprendí que la tecnología es para usarla, tengo un ordenador, cuentas electrónicas en la nube, aplicaciones y recursos para ponerlos a funcionar. Aún me siento muy cómoda con los cuadernos y los lapices, pero también debo sistematizar las actividades.
Muchos son los textos que tratan los temas de organización, manejo eficiente del tiempo y manejo de recursos, y siempre volvemos a tropezar con las mismas dificultades, ya que los métodos que empleamos dejan de ser eficientes, o simplemente se vuelven tan cotidianos que caemos ante una pequeña dificultad.
Hoy decidí dar importancia a este tema e implementaré estas tres tareas para optimizar mi trabajo

  • Revisar con cierta periodicidad la forma como organizo el trabajo
  • Decidir cualés hábitos del pasado deseo eliminar, y
  • Aprovechar las bondades de los avances tecnológicos
A veces nos sentimos tan cómodos con nuestras actividades pensando que todo esta bajo control, y es suficiente un bache para mostrarnos que la realidad nos exige ser eficaces y productivos cada día. Este camino me lleva a considerar otros elementos, si tienes alguno adicional a considerar no dudes en compartirlo, por lo pronto no desanimarse y manos a la obra.
¡Feliz día!

5 cosas que debes considerar en la etapa pre-emprendimiento

En mi revisión semanal del paso a paso que voy llevando en mi control de emprendimiento decidí compartir con ustedes cinco aspectos importantes sobre los cuales he reflexionado, y algunos sobre los que he actuado para ordenar mis energías.
Primero debo comentarles que soy Administradora de profesión, ejercí un tiempo en el área de banca y seguros. Al cambiar mis planes, y mudarme de ciudad, adquirí experiencia como docente, como vendedora, como analista en una empresa de electrodomésticos. Estudié mucho, hice una maestría y empecé mis estudios de doctorado, tiempo en que experimenté el mundo académico, y los caminos de la ciencia. Aunque la mayor parte de mi tiempo la he dedicado a ser mamá de tres, y ama de casa, lo demás han sido realmente mis espacios de crecimiento personal.
En el 2016 inicié un emprendimiento relacionado al crochet, construí una sociedad con una persona muy creativa y agradable, pero mis formas de reflexionar, no establecer una planificación detallada, mis inseguridades, establecer objetivos equivocados y otras ocupaciones me hicieron detenerme y pensar que no era el momento de encontrarnos, que la marca a la que admiro y quiero mucho debía seguir sin mí, y quedaría en las mejores manos.
Durante el 2017, sin dejar de lado mis hilos y crochet, me trajo nuevos sueños y deseos, empecé a evaluar cada aspecto que estaba siguiendo, trabajé en varias ocasiones bajo pedido, fui escritora fantasma bajo la figura freelance, y en mi andar, a veces ermitaña, otras un poco huraña, me hicieron evaluar las debilidades que tengo, entonces tomé nota de cada una de las acciones que me hacen dudar, y decidí trabajar en ello. Estas 5 cosas a considerar en la etapa pre-emprendimiento no necesariamente ocurren en orden, pueden ser simultaneas, incluso es probable que no coincidan con las que algunas de ustedes podrían vivir, están viviendo o han superado.
La primera de las cinco cosas, es dejar los prejuicios y arrojarte a lo que deseas hacer con todo el corazón, y en mi caso no era mas que la lucha entre ser o no ser lo que se esperaba de mí. Aunque las opiniones de la familia y los amigos es importante, lo mas importante es escucharte, la reflexión de lo que sabes y quieres hacer debe llevarte a definir un sueño que se convierte en realidad. Hice ejercicios de visualización y visité los espacios en los que debía interactuar.
El segundo aspecto que debí atacar fueron los pensamientos de derrota, incluso antes de despuntar el día, y esto era porque me acostaba pensando que era imposible, y luego me despertaba con un peso y una duda aun peor. Fue cuando comencé a hablar con personas experimentadas acerca de los pensamientos y las emociones, retomé como les comenté en el blog anterior, una experiencia de aprendizaje de hace poco mas de 13 años. Lo mas importante es buscar herramientas que te permitan respirar, reevaluar, y controlar los pensamientos negativos.
En todo este recorrido, escuché un audio de Jorge Bucay (ya perdí la cuenta de las veces que lo he oido) que se llama “Amarse a Uno Mismo” entonces aprendí acerca de la autodependencia. Cuando me hice las preguntas básicas encontré que no sabía quién era, ni a dónde quería llegar, entonces comencé a escribir y a definir mi camino, y descubrí que pedía opiniones, todo el tiempo hablaba de mis cosas y echaba el cuento, y sobretodo me di cuenta que le daba la patica a la gente, y con este gesto les autorizaba a opinar acerca de mi vida, es un desgaste enorme de energía, pues esas opiniones se convirtieron en carga, en muchos casos se volvieron contra las relaciones que tenía en ese momento.
Otra de las cosas que debía considerar se refiere a la importancia de cada una de mis actividades en la vida cotidiana, es decir, entender que tenía varios roles y que estos no deben luchar entre sí. Esta no es mi idea, en los 7 hábitos de la gente altamente efectiva hay ejemplos y detalles, de como buscar el equilibrio, en mi caso equilibrar los roles de esposa, madre, hija, hermana, amiga, representante en los colegios de mis hijos, chófer, ama de casa. Entender que cada uno de ellos es importante, y que debía protegerlos de mi misma, porque caía en el error de apedrearme, hablar, pensar o sentir que soy merecedora de…, o que no merezco…,entendí que tenemos la vida en nuestras manos, que hablamos, caminamos, decidimos por nuestra decisión, por lo tanto, yo puedo enriquecer mi vida a través de como lo veo, pero sobretodo de como decido actuar.
Entonces decidí confiar, y este camino empecé a transitarlo cerrando los ciclos, no dejando cabida en mi mente a mis peleas fantasmas, no juzgando, dejar de añorar cosas que viví o no he vivido. Finalmente, empecé a ver claramente las cosas que quería hacer; las cosas que no quiero ser; las conversaciones que no quiero seguir teniendo; decidí no guardar papeles, libros y archivos que no me sirven para este viaje; y sobretodo entendí que antes que hablar mal de mi o de otra persona es preferible no decir nada, incluso yo y mis conocidos mas que un juicio necesitamos oración de reconciliación y de petición por nuestras necesidades. Hoy estoy haciendo ejercicios de visualización mas completos y espero pronto compartirlos con ustedes que pasan por acá.

¿Cómo movernos ante la PEA?

Hace pocos días tembló en  mi ciudad, a las 4.40 de la mañana cuando la mayoría estamos dormidos y no nos esperamos el ruido y el estremecimiento. Yo que salté de mi cama tomé a mi hija pequeña y salí puerta afuera, solo podía escuchar los sonidos. No pensé, solo reaccioné ante el miedo que me inundaba. Hemos realizado los simulacros, hemos sido instruidos por los miembros de protección civil, y aun así corrí en círculos. Mi esposo que observaba mi reacción, me envió en la tarde de ese día una imagen que decía: alguien que conozco aplicó este plan de escape. Allí se observaba un papel que decía: plan de escape, y una serie de flechas que se presentaban haciendo un circulo…eso nos dio mucha risa.
Eso me hizo repensar muchas cosas que hacemos en la vida, y recordé a un instructor de hace unos 15 años, que nos hablaba de la famosa PEA, no es la embriaguez o borrachera, es la relación entre el pensamiento, la emoción y la acción, lo cual determina la conducta al asumir una situación en la vida. Esto me hace pensar también en la referencia bíblica “de lo que abunda su corazón habla su boca”. Entonces, me convencí de lo que ya tenía un tiempo evaluando ¿puedo construir mi marca personal a partir de lo primero que venga a mi mente cada mañana? La respuesta automática es: NO. Tal vez esa pregunta cabría hacérsela cada uno. Imagínense los contenidos al cabo de unos días, y como me ha pasado en muchas ocasiones, la inmovilidad en la que caigo, y los días de estancamiento cuando no se me ocurre nada por hacer.
Este blog que esta hecho para narrar mi experiencia con la creación de un marca, no digamos grandes negocios, estoy hablando de algo sencillo, algo que haces con tus propias manos, de lo artesanal, de lo intelectual, donde generalmente empiezas con tus propios recursos, me hizo repensar y preguntarme ¿estas tomando en serio esto? Si la pregunta también te la estas haciendo te invito como fue mi caso a sentarte con lo que mejor te sientas, y escribe, escribe mucho y pregúntate: ¿hacía dónde quiero ir con esto? ¿qué hago con esto? ¿estoy dispuesto a vivirlo?
Activar el pensamiento te llevará definitivamente por el camino del enfriamiento o de la pasión por lo que haces. Activar esas emociones definitivamente te impulsará a investigar, a tomar cursos, a escribir, a crear, a querer dominar y dar lo mejor de ti. Para mí en esta practica la acción y la reflexión van de la mano, con la conciencia que esto te mostrará el camino a seguir. Yo aun me encuentro en proceso de investigación, aprendiendo una que otra herramienta, y poniéndolas en practica. En estos días tengo la PEA enfocada…
Gracias por acompañarme en estas líneas…espero te animes a compartir tus experiencias por este espacio.
¡Feliz y productivo día! 😊

El crochet bajo la sombra de los saberes y trabajo doméstico.

Hace poco mas de seis meses encontré en internet un trabajo de investigación que trata los saberes y el trabajo doméstico. El investigador se enfoca y pregunta acerca de la procedencia de las estrategias de transmisión de saberes en torno a los tejidos de crochet, así como la relación entre el silencio y el espacio en el que esta actividad se realiza.
Por lo que pude leer, la investigación fue elaborada siguiendo una metodología llamada etnografía bajo la perspectiva de género. Lo primero significa que el investigador se involucra con los participantes como observador, y la forma correcta de abordar el campo de investigación es no tener prejuicios con respecto a lo que se desea observar, y para ello ni siquiera debe llevar hipótesis preconcebidas, aunque estas no son descartadas en su totalidad. El segundo aspecto bajo el cual se llevó a cabo la investigación es la perspectiva de género la cual es una corriente que permite el análisis del rol de la mujer en la sociedad, considerando sus problemas y desigualdades, y persigue la transformación y cambio social.
Para la autora de la investigación el tema central es la producción de tejidos a crochet, cómo se transmite el conocimiento, pero en su discurso sobresale el silencio de las tejedoras y una idea que permanece en el tiempo de que esta practica solo es realizada por amas de casa, desocupadas y confinadas por obligación al espacio domestico.
He leído algunas investigaciones con perspectiva de genero, muchas de ellas vinculadas a la violencia domestica, a la desigualdad laboral, al cuidado y distribución de las tareas del hogar. En algunos casos me ha preocupado como mujer que la perspectiva de los autores supera la propia femineidad, a veces pienso que algunos son machistas encubiertos. En algunos de estos casos me he sentido agredida en mi labor de ama de casa y madre, como si ejercer esta función fuera ofensiva para la sociedad.
Soy profesional egresada de una universidad con estudios de postgrado, por convicción decidí asumir el rol del hogar como mi principal función, sin descuidar mi formación espiritual, mi crecimiento personal, y mi interés por enriquecer mi conocimiento. Desde niña aprendí a amar las agujas y el hilo. He experimentado con el tricot, la costura, el bordado, y mi pasión: el crochet.
Esperaba que la lectura del trabajo enalteciera el crochet. Lejos de ello pienso que lo debilita frente a las generaciones que sin haber tenido nunca contacto con esta artesanía, pueden deducir que es un trabajo o labor que las oprime y las lleva a una especie de confinamiento que aun estoy tratando de digerir. No se reconoce que miles de mujeres y hombres en el mundo lo han elegido como profesión, que se manifiesta por la vía del comercio, el arte, el diseño e incluso la educación.
Cada uno de los hogares que he visitado lucen estos trabajos con el mayor orgullo y satisfacción. Su elaboración conlleva muchas horas de esfuerzo y concentración, y se convierten en piezas únicas y hasta de colección. La transmisión de saberes se ha dado por diversas vías, muchas de ellas surgen del hogar, toman la aguja bajo el acompañamiento de abuelas, madres, tías, hermanas. Aunque no lo aprendí de esta forma se que en muchos hogares ocupan un lugar especial. Todos consideramos nuestro hogar como santuario, por ello es el lugar por excelencia para aprender de valores y conservar las tradiciones. Este proceso no se da en silencio absoluto, las manos de la experta muestran una y otra vez la técnica, y el aprendiz, intenta y trata de perfeccionar la puntada. Muchas son las veces que por no ser las apropiadas estas piezas son tejidas y destejidas.
Quiero señalar dos aspectos puntuales de la investigación, que seguramente desarrollaremos en el futuro. El primero se refiere al silencio de las tejedoras. Toda ganchillera, crochetera, tejedora o como desee llamarse, sabe que este trabajo requiere mucha concentración, es por ello que se considera una actividad cognitiva, que requiere secuencia, coordinación, conteos exactos de puntadas específicas. Seguramente esta actividad no permite que se pueda hablar mucho cuando se está ejecutando. Estudios científicos (texto divulgado por CNN en español) revelan que nuestro cerebro se beneficia al ejecutar la labor, ya que estimula neurotransmisores, por ello es una practica que ha vuelto a la contemporaneidad como una propuesta de relajamiento que conlleva estados de tranquilidad y placer alcanzados con la relajación.
En segundo lugar, es impreciso señalar que las tejedoras hemos aprendido obligadas por el entorno familiar, o que nos soportan para que permanezcamos tranquilas dentro de nuestros hogares, como una especie de tolerancia que nos conceden.
El crochet se convierte en parte de la identidad de la persona que lo practica, mas allá de los tapetes, cenefas, cortinas, mantas, ropa, amigurumis, entre muchas otras, se ha convertido en una manifestación cultural que alcanza niveles interesantes y curiosos, así como diversos en las distintas partes del mundo. Seguro nos queda mucho por ver, experimentar y crear en esta técnica de hilo y crochet.

La lectura de los patrones en la ejecución de crochet

Hace años vi una carpeta redonda tejida en una mesa de comedor, la carpeta de color blanco había sido tejida siguiendo un patrón de una revista de ganchillo. Por qué nunca pude olvidarme de ella, pues otras veces he señalado que recibí mis primeras instrucciones para aprender crochet de una señora amiga de mi abuela, luego con una revista de ganchillo y de manera autodidacta logré adquirir el lenguaje simbólico para trabajar con representaciones gráficas, ese tapete coincidió con el tiempo en que yo aprendía, tal vez es una de esas imágenes significativas, que sirven de referentes en los procesos de aprendizaje.


Se que no soy una experta porque ha medida que me he interesado en perfeccionar las técnicas, me he dado cuenta que existe un conocimiento que se construye con la experiencia. Además de terminar las puntadas convenientes es necesario acabarlos y bloquear los tejidos siguiendo procedimientos de vapor y secado, detalles que pueden encontrar en varias páginas de internet.


Las ondas de aquel mantel redondo me hizo entender que un tejido que perdía o ganaba puntos de manera innecesaria por error del tejedor termina siendo algo muy distinto a lo que el patrón instruye. Digamos que me convertí con el tiempo en una persona que siempre detalla los tejidos que encuentro a mí paso, pero pocos logran quedarse en mi memoria como el blanco del que les hablo.


En mis trabajos son muchos los que han salido con ondas o irregulares, este proyecto que acabo de terminar no es la excepción, tuve que corregir varias vueltas en tres ocasiones distintas, lo que agregó a mi trabajo al menos dos días adicionales al trabajo. En ese ir y venir siempre se escapan detalles que afectan el producto final. Es así que queda un producto elaborado con la misma dedicación, pero no totalmente fidedigno, por supuesto eso no lo hace menos atractivo, simplemente varió el resultado.

Debo aclarar que siempre que seguimos un patrón el ideal para el tejedor es que una labor cumpla con las instrucciones y se logré la belleza de la imagen que creó el diseñador original, sin embargo cuando esto no se consigue con la exactitud necesaria no deja de ser valorado, por las manos acuciosas que lo elaboraron.

Con esta nueva entrada quiero destacar que cualquier tipo de labor manual puede llevarnos a sentirnos confundidos, agobiados e incluso desconcertados. Cada patrón que elegimos tiene retos y vicisitudes, pero esto no debe desanimarnos, cada esquema que he tenido en mis manos me ha enseñado algo distinto, y cada resultado me ha dejado muchas satisfacciones. Mas adelante seguiré compartiendo con los lectores interesados acerca de la lectura de patrones.


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.