Construyendo un Sueño 💗

Construir un sueño te permite valorar, y conocer todos los factores que debes considerar para trascender y hacerlo realidad.  Hoy escribo esta entrada que debí tener lista para el Día de la Mujer, pero por razones logísticas, para no entrar en detalles se postergó hasta el día de hoy.

El año pasado tuve la fortuna de encontrarme una convocatoria que estaba diseñada para la selección de 150 mujeres en todo el país. Esto requería el llenado de un formulario donde exponías la idea de negocio. El tema emprender, empoderar, mujer, esa triada poderosa, que impulsa y fortalece las capacidades a niveles que son insospechados.

Este programa se realiza por las alianzas realizadas entre varias organizaciones. Las instituciones que respaldaron el programa son FreyaFacilitarteEmbajada de Estados Unidos en Venezuela y Cevac Carabobo. Dicho programa se llevaba de manera simultanea en cinco estados y un grupo en línea.

A principios de año, recibí la comunicación donde se me indicaba que estaba seleccionada para realizar la actividad, y entonces como dice mi amiga emprendedora Susana ya eramos ganadoras de una oportunidad. La primera cita 18 de enero, allí nos encontramos un grupo de 25 mujeres, unas con sus emprendimientos ya en organizados que buscaban optimizar sus esfuerzos, otras que íbamos con ideas en la nube o las ideas enredadas, y otras que querían descubrir de qué son capaces.

Allí nos hablaron del detalle del programa, las normas, las instituciones que respaldan el programa, y los principios que son las cuatro leyes de la espiritualidad:

  • La persona que llega es la persona correcta 
  • Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido
  • En cualquier momento que comience es el momento 
  • Cuando algo termina, termina. 

Esto se cumplió a cabalidad. Nos comprometimos a asistir y terminar el programa tal como lo idearon. 

En ese primer encuentro redescubrí una frase que sé debo tener muy pendiente en mi vida:

Los encuentros fueron semanales, y consistió en rondas de discusión acerca de los avances semanales. Además de los puntos del aprendizaje de cómo organizar un plan de negocios, utilizando como base el modelo canvas; definición del ciente a través del mapa de empatía; formulación del encaje; y definición del producto mínimo viable. 

Esto va acompañado de un trabajo semanal a través de un programa virtual llamado DreamBuilder, plataforma de Freeport-McMoran Foundation y Thunderbird School of Global Management. 

El portal ofrece el uso del idioma en inglés o español. Su uso es gratuito (realmente recomiendo este portal). Para aquellas que quieren desarrollar un programa de formación en emprendimiento es una buena opción para iniciar y tener en cuenta todo lo concerniente al desarrollo del plan de negocios. Cuenta con doce módulos que pasea por la definición, marketing, plan operativo, manejo de estructuras de costos, finanzas, entre muchos otros temas que son necesarios considerar.

Al terminar el programa, y cumpliendo todos los requisitos, el participante obtiene un certificado de aprobación, pero sobretodo cuenta con una plataforma que puede seguir usando para modificar y agregar cualquier información relacionada al plan de negocios. 

Tiene como valor agregado un conjunto de entrevistas a mujeres emprendedoras exitosas, que muestran en distintos ámbitos como se puede alcanzar desarrollar un negocio exitoso. 


Fueron ocho semanas de arduo trabajo e investigación con la ayuda de nuestra Coach en emprendimiento Patricia Rodríguez,  y el apoyo de cada una de las mujeres que decidieron formar parte de este sueño. Se que en todas ocurrió una transformación. Cada una tenemos un camino por recorrer pero sabemos que hemos adquirido herramientas invaluables para conseguir nuestras metas.

Sé que son frases en ocasiones muy pesadas, pero hay una comunidad de mujeres emprendedoras que están allí para apoyar. De mi parte creo necesario dejar de ser espectadoras y encontrar las distintas herramientas que se encuentran disponibles, y sobretodo las que gozamos del manejo de tecnología, tener la conciencia que solo se encuentran a un click de distancia. 

Para finalizar esta entrada quiero recomendar a mis compañeras que tienen sus emprendimientos en ejecución, mujeres trabajadoras, profesionales y que están allí con sus excelentes productos y servicios. 

Audio Venta C.A una experiencia de radio y mucho más por Maria Ysabel Vargas
Asistencia Virtual por Haynell Fernández 
Organización de Eventos por Mimos Fiestas
Ropa Infantil por Maria Coquina
Cosmética Natural por Aixa Cosmetics
Proyecto Luciérnaga por Mariale Gasia
Cortes computarizados por MDF Creaciones

Para futuras entradas me encantará reportar los emprendimientos que se vayan configurando.

Espero que muchos sueños se sigan concretando, cada mujer tiene un increíble valor.

Crochet como actividad para aprender de los errores

El error es visto culturalmente con una acción de sanción, en nuestra cultura es mas cómodo no equivocarse que arriesgar. La acción equivocada, o hacer algo erradamente marca la diferencia de como puede ser apreciado o no una  situación o hecho.

Con el crochet he aprendido que el error puede ser aprovechado, es un proceso que va desde la acción, y pasa por las decisiones que se toman y la evaluación de lo que se realiza.

Puedes leer un patrón, y en algún punto del proceso equivocar la puntada, saltar un espacio, o simplemente perder la cuenta de las instrucciones. Entonces te encuentras con el desdibujo de lo que quieres obtener.

Que nos toca en ese momento, soltar puntadas y recoger nuestro ovillo nuevamente. A veces son algunas puntadas, y otras puede convertirse en deshacer varias horas de esfuerzo y dedicación.

La practica de reconocer el error y revaluar el camino nos permite, decidir continuar modificando lo que se tiene o simplemente rehacer todo nuevamente.

En el texto de Saturnino de la Torre titulado “Aprender de los Errores” señala que el error tiene cuatro direcciones semánticas: el efecto destructivo, distorsionador, constructivo y creativo. Es así como puede definirse si el error es visto de manera negativa o positiva.

El efecto destructivo del error, es aquel momento en que el fallo es irreversible. Puede suceder ante las catástrofes, los accidentes, la muerte. También el efecto distorsionador, sirve para marcar de manera negativa a situaciones o personas. En ambos casos se generan situaciones de culpa o arrepentimiento.

El crochet a través de los años me ha enseñado que puedo retomar espacios, profundizar en ellos. En mi vida cotidiana, he cometido errores irreversibles, y algunos que han causado daño y me han dejado sensación de culpabilidad.

A pesar de ello, puedo decir que practicar el crochet me ha llevado por caminos insospechados. En mis silencios como tejedora he podido revaluar. Algunos entramados de cada día que catalogaba como errores, he podido aceptarlos como espacios de transformación. Puedo decir que el crochet me ha inspirado en la reflexión de los días y me ha enriquecido como persona.

Obvio, el crochet no ocasiona situaciones graves de daño irreversible, ni causa culpa o arrepentimiento. Forma parte de aquellas actividades que tienen efectos positivos, y puede darse el error como fuente de creatividad, al poder valorar que los diseños pueden cambiarse para crear algo mejor, o simplemente puede construir situaciones que puedan ser ventajosas.

Desarrollar actividades como el crochet, impulsa la reflexividad, y los procesos para comprender, puede ser un proceso constructivo para el entendimiento y las formas como se solucionan los problemas. En el texto citado hay una líneas que quiero citar: “La creatividad no está, como es natural, en el error, sino en las personas que son capaces de generar nuevas ideas apoyándose en él”.

Mi tropiezo con los mandala y la creatividad


Hace poco más de una semana asistí a un taller de mandalas. Fui a escuchar, algunas cosas las había leído, y otras no. Una experiencia que en pocas palabras me ayudó a coquetear con la creatividad.

Elaborado por Rossana Medina
para @dehiloycrochet

Este taller fue un detonante para aprender a ver a través mis pensamientos de manera gráfica. Creo que las palabras de inspiración y ver tantas muestras de las personas que sabiendo poco o nada nos atrevimos a compartir unas horas y exponer lo que cada uno experimentó.

Entendí que mi vida está envuelta en muchos mandalas. Soy persona de pocas cosas, pero las pocas que tengo tienen una simbología  particular. Siempre he adquirido esos objetos por lo que me han hecho sentir en el momento. 

Somos seres que tenemos la capacidad para estar en constante transformación, esto es impulsado por la inspiración de ser mejor. Esto lo aprendí en un viaje hace 10 años. Pararme frente a la pirámide de Quetzalcoatl, y entender por primera vez el significado de la serpiente emplumada me ha hecho experimentar muchas situaciones de forma consciente. He vivido momentos que me han hecho crecer en muchos aspectos.

En este instante quiero dejar registro de lo que mi cabeza está procesando, estoy aprendiendo a crear imágenes con el hilo y el crochet.

No se si puedo explicar lo que visualizo. Si en algún momento ven mis redes sociales podrán ver que ya tejí mandalas, todos siguiendo patrones. Luego de realizar el taller, he realizado dos proyectos pequeños, los inicié tomando dos flores africanas que tenía guardadas, y fui agregando puntos.

Eso fluyo de tal forma que me agrado.Veo que no se le puede dar intensidad al tejido porque los colores que uso son planos, pero el efecto visual es agradable. Hoy inicié mi tercer proyecto, y pensé: no voy a usar tantos colores, solo cuatro.

Empezó a formarse una flor nuevamente, el primer intento era una margarita, pero al agregar el verde me di cuenta que no quería hoy ese color. Entonces deshice, y comencé nuevamente. Aquí va la combinación, y en mi mente ya tengo la secuencia de vueltas que quiero alcanzar. No he transcrito los puntos a un patrón. Aun no aprendo a dar formato al diseño.

Me di cuenta que dejé de contar, cosa que no sucede cuando usas patrón. El patrón requiere que cada puntada sea en un sitio específico, un punto tras otro, se cuentan al aire, y en el lugar donde va. 

Lo que si he podido hacer, es visualizar en mi mente un área que no había experimentado, lo percibo amplio. En ese espacio me dejaron de preocupar las ondas que se forman cuando uno agrega mas puntos de los necesarios, pareciera que las manos reconocen la cantidad suficiente que se deben agregar. 

No se si esto es tonto o no. Siempre he tenido inquietud por la forma cómo el cerebro adquiere conocimiento, cómo manifiesta posteriormente un momento específico donde entiende que aprendió algo. Un proceso de aprendizaje, que al ser reconocido por la persona en sí alcanza niveles de metacognición. Esto lo escribo a manera de diario, a fin de recrear lo que veo, y lo que sentí con estas experiencias.  

Si están en el estado Carabobo les recomiendo la experiencia en Talleres de Vida (en instagram).


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.